Edición Impresa

El Central, preocupado por reservas y pago de Bonar VII

• Están cerca de perforar los u$s 37.000 millones.
• En septiembre pagan deuda por u$s 2.000 millones.
• ¿Y el campo?

El Banco Central no logra recomponer el stock de reservas que se ubica en u$s 37.050 millones. La preocupación en la entidad crece ante las perspectivas de nuevas caídas, especialmente con el pago del Bonar VII en septiembre que son más de u$s 2.100 millones entre capital e intereses. Fuentes oficiales volvieron a apuntarle a los productores del campo por esta situación: "Están liquidando muy poco, se ve que quieren meter ruido antes de las elecciones. Fue muy notoria la merma después del discurso en La Rural, pero lo que no vendan ahora tendrán que liquidarlo más adelante", señalaron en la institución.

Estas últimas dos semanas se registraron días con operaciones por menos de u$s 200 millones, cuando entre fines de mayo y julio se registraron montos promedios superiores a los u$s 300 millones por día. "En CIARA -la cámara que agrupa al complejo aceitero y oleaginoso- dicen que vienen liquidando al mismo ritmo que el año pasado, pero creemos que aún los montos que quedan por vender son muy significativos", aseguran desde el Central. La realidad es que las cerealeras liquidan pero dependen de que los productores agropecuarios vendan sus tenencias y no lo "atesoren". El BCRA prácticamente no pudo comprar dólares en el mercado cambiario en los primeros siete meses del año. Sólo consiguió adquirir u$s 1.200 millones, contra u$s 7.700 millones del año pasado en el mismo período. Uno de los motivos principales de esta menor disposición de dólares está relacionada con las compras relacionadas con el turismo (pasajes y gastos en el exterior).

El nivel de reservas, por otra parte, se ve afectado especialmente por los pagos de deuda en dólares, mientras que también afectó la caída del oro (que anteayer volvió a bajar de los u$s 1.300 la onza). La pérdida acumulada en lo que va de 2013 ya supera los u$s 6.200 millones. Pero las perspectivas para lo que resta del año siguen siendo preocupantes. Además de los vencimientos de deuda, también seguirán saliendo divisas por turismo (es muy probable que el público adelante compras para las vacaciones de verano antes de las elecciones de octubre), al tiempo que es improbable que las liquidaciones de los cerealeros aumenten sensiblemente.

En la última semana, CIARA informó de liquidaciones de exportaciones del complejo exportador por u$s 480 millones, superior a lo que se había liquidado una semana antes, pero por debajo del promedio de u$s 600 millones semanales que se registró en julio. Y en junio hubo semanas en donde el volumen subió por encima de los u$s 800 millones. Dependen de lo que hagan productores en definitiva. El año pasado, para esta altura las liquidaciones de dólares habían caído notoriamente y el Central prácticamente dejó de ser comprador neto. Todo indica que este año sucederá lo mismo, lo que generaría todavía más tensión en el mercado cambiario faltando cada vez menos para las elecciones legislativas. Según las estimaciones que circulan entre las consultoras económicas, el nivel de reservas terminará este año en torno de los u$s 35.000 millones, aunque no se descartan que incluso caiga un poco más. Dependerá, además, de un posible acuerdo con el Banco de Francia, con el que se negoció una nueva línea de financiamiento en dólares para compensar una posible caída en el stock de reservas para lo que resta de 2013.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario