Edición Impresa

El chavismo eleva la presión contra Guaidó y lo acusa de dirigir una red de corrupción

Localmente, se cierne sobre él la sombra del régimen. El fiscal general designado por la Constituyente formalizó la denuncia. Están en juego fondos para la asistencia a militares que desertaron a Colombia.

Caracas - La presión creció contra Juan Guaidó, jefe de la Asamblea Nacional (AN, parlamento) venezolano y reconocido como presidente interino por más de medio centenar de países, al ser acusado por Tarek William Saab, fiscal general designado por la Constituyente de mayoría chavista, de haber dirigido “personalmente” una “mafia de corrupción” en Colombia.

La acusación, que pone en riesgo la libertad de Guaidó, está vinculada con las denuncias sobre el presunto manejo irregular que habrían hecho Rossana Barrera y Kevin Rojas, delegados de Guaidó, de fondos donados para la asistencia de los militares que retiraron su apoyo a Nicolás Maduro y desertaron a Colombia en febrero pasado en medio del intento fallido de la oposición por ingresar la ayuda humanitaria.

El escándalo, de hecho, fue destapado en primer lugar por la propia oposición y se hizo eco de él hasta el secretario general de la OEA, Luis Almagro.

Guaidó pidió una pesquisa a las autoridades colombianas y relevó de sus responsabilida-

des a los supuestos implicados. Precisó además que los fondos que se presumen malversados -unos 90.000 dólares- correspondían a donaciones privadas y no tienen nada que ver con la ayuda internacional para afectados por la grave crisis socioeconómica. Su embajador en Bogotá, Humberto Calderón, afirmó en Twitter que la investigación se inició por su propia iniciativa hace dos meses tras una información que recibió de la inteligencia colombiana.

El parlamento opositor aprobó ayer un acuerdo para “la garantía de transparencia en el manejo de los recursos destinados a la asistencia a los militares” que “decidieron actuar para reponer el orden constitucional”.

“Hoy Venezuela quiere cuentas, celebro este acuerdo, no nos van a distraer del objetivo, no nos van a mezclar en el desastre que ellos tienen. Aquí hay una clase política seria, vamos a diferenciar lo que fue la ayuda, lo que fue la cooperación”, aseveró Guaidó.

El fiscal Saab dijo en una rueda de prensa que “usando el eufemismo de la ayuda humanitaria, una banda de mafiosos ha usurpado el poder. El autor intelectual de este entramado es Juan Guaidó. ¡Qué vergüenza debería darle aparecer en escena pública y hablar cuando él personalmente ha dirigido esta mafia de corrupción!”.

Este indicó que Barrera y Rojas, militantes del partido Voluntad que lidera Leopoldo López y del cual es miembro también el jefe del parlamento, fueron nombrados “discrecionalmente por Guaidó para que robaran unos fondos y los usaran de manera bochornosa”. “Los fondos que administraban estas personas designadas por el autor intelectual de esta trama son guiados desde Venezuela por lo que corresponde a nuestra jurisdicción investigar la procedencia de dicho dinero y su utilización”, argumentó.

En este sentido, anunció que el Ministerio Publicó abrió “una investigación penal” para esclarecer los hechos que son de “suma gravedad porque Guaidó, con apoyo de Estados Unidos y gobiernos extranjeros, pretendía no sólo usurpar el cargo de la presidencia, sino que aparece como el jefe directo de estos hampones”.

“Vamos a proceder a imputar a estos ciudadanos por legitimación de capitales, corrupción y asociación para delinquir y solicitamos formalmente a las autoridades colombianas que nos entreguen todas las evidencias sobre esto hechos”, manifestó.

Según el fiscal, el dinero se habría utilizado para gastos personales, alcohol, e incluso prostitutas, y se presume que también, según señaló, “para financiar la desestabilización contra Venezuela”. “No son ningunos demócratas, son unos golpistas”, sentenció.

Agencias AFP y ANSA

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario