Opiniones

El derecho a no incriminarse ¿es un derecho a mentir?

Si la garantía constitucional señala que nadie está obligado a declarar contra sí mismo. ¿Es esto un derecho a mentir? O simplemente el derecho a negarse a declarar cuando existe el riesgo de incriminarse.

La Constitución ha prohibido, como parte integrante del derecho de defensa, toda forma de coerción que elimine la voluntad del imputado o restrinja la libertad de decidir acerca de lo que le conviene o quiera expresar. Así, el artículo 18 de la Constitución, establece que nadie puede ser obligado a declarar contra sí mismo, y suprime para siempre ‘toda especie de tormento y los azotes’. Pero si la garantía constitucional señala que nadie está obligado a declarar contra sí mismo. ¿Es esto un derecho a mentir? O simplemente el derecho a negarse a declarar cuando existe el riesgo de incriminarse. La redacción del Código Procesal Penal al no obligar a los imputados a prestar juramento o promesa de decir la verdad parece indicar la posibilidad de mentir al juez sin consecuencia. Aunque la garantía constitucional se refiera solamente a guardar silencio sin que esto pueda ser tomado en su contra.

Sin duda la diferencia pone un alto costo al procesamiento de quienes cometieron delitos y crea una base de inseguridad en la sociedad. Si además se permite mentir en los casos no penales, se aumenta los costos de transacción de la solución de conflictos. Si en la prueba confesional en un juicio civil se puede mentir, esto incentiva los juegos oportunistas de las partes. Por lo tanto, una lectura estricta de la Constitución y los tratados de derechos humanos señala la preferencia de una interpretación precisa de la garantía. Interpretación que asegure la garantía de no incriminarse y al mismo tiempo no aumente los costos de la lucha contra el delito y de la solución rápida y justa de las controversias.

Porque la Constitución al proscribir la auto incriminación concede el derecho a permanecer en silencio frente a la acusación, de allí la obligación previa al arresto de informar al imputado de sus derechos. La persona bajo custodia, previo al interrogatorio, debe ser informado claramente que tiene el derecho a permanecer callado, y cualquier cosa que diga será utilizada en su contra en los tribunales, debe ser informado claramente que tiene el derecho a consultar con un abogado y tener un abogado a su lado durante el interrogatorio, y si es indigente, un abogado será designado para representarlo... Según las palabras del caso Miranda de la Corte Suprema de EEUU adoptadas universalmente.

De lo contrario sería la autorización al imputado a engañar al juez e intentar torcer la investigación judicial, tiene el derecho de permanecer en silencio, si acepta declarar debe hacerlo bajo la promesa de decir la verdad.

(*) Abogado constitucionalista. Profesor titular de Derecho Constitucional de la UBA.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario