Negocios

El emblemático edificio Chrysler de Nueva York fue puesto en venta

La icónica torre es propiedad de la firma de inversiones Mubadala y el grupo inmobiliario Tishman Speyer. En 2008, se pagaron u$s 800 millones por el 90% del capital. Inaugurado en 1930, fue por solo once meses el edificio más alto del mundo antes de ser destronado por el Empire State.

El edificio Chrysler, uno de los más emblemáticos de Nueva York, ha sido puesto a la venta por sus propietarios, la firma de inversiones emiratí Mubadala y el grupo inmobiliario Tishman Speyer.

Los propietarios no han fijado un precio de venta, dijo a la AFP el miércoles una fuente cercana al asunto al confirmar una información publicada en The Wall Street Journal.

Considerado una obra maestra de la arquitectura art déco, el Chrysler Building fue adquirido en 2008 por Mubadala, que pagó 800 millones de dólares por el 90% del capital.

Tishman Speyer, quien había adquirido todo el edificio por un monto estimado entre 210 y 250 millones de dólares en 1997, se quedó entonces con el restante 10%.

Consultados por la AFP, Mubadala y Tishman Speyer, quienes encargaron la venta a la compañía inmobiliaria CBRE, no respondieron.

La venta llega en una coyuntura difícil para el negocio inmobiliario de oficinas en Nueva York en general y en Manhattan en particular.

El barrio Hudson Yards, en el lado oeste de Manhattan, está a punto de concluir más de 1,6 millones de metros cuadrados de nuevas oficinas y viviendas, lo que aumenta aún más la presión a la baja sobre los edificios más antiguos.

Otro elemento que puede asustar a los posibles compradores es que el terreno en el que se erige el edificio Chrysler es propiedad de un tercero, la privada Universidad Cooper Union.

En 1997, Tishman Speyer negoció un contrato de arrendamiento a largo plazo hasta el año 2147 con la facultad, que preveía que el alquiler pasaría de 7,8 millones en 2017 a 32,5 millones por año de 2019 a 2027, según los documentos consultados por la AFP.

El valor del terreno se estimó en 679 millones de dólares a finales de 2017.

Inaugurado en 1930, el Chrysler fue, por solo once meses, el edificio más alto del mundo con sus 319 metros, antes de ser destronado por el Empire State (381 en el techo, 443 en la parte superior de la antena que lo corona).

Aunque lleva el nombre del fabricante de automóviles, que es el de su fundador Walter Chrysler, esa compañía nunca ha instalado sus oficinas en esta torre ubicada en la esquina de la calle 42 y avenida Lexington.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario