Edición Impresa

El fondo buitre Elliott tomó el control del club AC Milán

• EL NUEVO "SOCIO" DE BERLUSCONI DESPLAZÓ AL CHINO LI YONGHONG TRAS DEFAULTEAR UN PRÉSTAMO
El legendario club del calcio cayó en manos de Paul Singer, quién le ganó un millonario juicio a la Argentina tras rechazar el canje de deuda en la era K.

El histórico club de fútbol italiano "Associazione Calcio Milan", más conocido como el AC Milan, ha cambiado de manos nuevamente tras el desembarco de un viejo conocido de la Argentina, el hedge fund norteamericano Elliott Management. Como no podía ser de otra manera, la llegada del fondo de inversiones especulativo comandado por Paul Singer, viene de la mano de un default. Es que el actual propietario, el inversor chino Li Yonghong, incumplió el pago de parte de un préstamo que le pidió a Elliott para concretar la adquisición del combinado rossonero el año pasado.

El célebre Singer fue quien tuvo a la Argentina en jaque tras declararla en default en un litigio que llevó más de una década y que estuvo en manos del fallecido juez Thomas Griesa en los tribunales de Nueva York hasta el advenimiento de Cambiemos que decidió el pago del millonario juicio bajo la gestión de Alfonso Prat Gay.

Según la prensa italiana, el fondo Elliott, tras informar que tomó el control del club anunció que planea invertir unos 50 millones de euros (unos u$s58,5 millones) en el club para estabilizar las finanzas del equipo que ostenta siete Champions League jaqueado por la situación financiera del propietario chino y los magros resultados deportivos. La inyección de fondos frescos tendría por objetivo que la máxima autoridad del fútbol europeo, la UEFA, levante la veda sobre el club y lo deje participar de las próximas competiciones europeas. El diario italiano Corriere dello Sport considera que la idea de Elliott es quedarse en el club en lugar de venderlo, aunque algunos especulan con que la estrategia de Singer es gestionar el club por dos años o ir directamente por su venta. De acuerdo con las informaciones desde la Lombardía hoy se llevaría a cabo una reunión del Consejo de Administración con el fin de convocar a una Asamblea General la cual avalaría el reemplazo de los representantes chinos de la dirección del club.

Cabe recordar que el mítico club del calcio italiano fue vendido por el exprimer ministro Silvio Berlusconi a un grupo de inversores chinos liderados por Li Yonghong a mediados de abril de 2017, por más de u$s800 millones, en una operación que implicó la adquisición de más del 99% de las acciones del equipo italiano y de una deuda valuada en más de u$s250 millones.Se trató de una operación que desde su gestación encendió las alarmas de los fiscalizadores italianos por el tema blanqueo. Además desde el vamos la compra del AC Milan no fue sencilla ya que el grupo de inversores chinos tuvo que registrar su sociedad en Luxemburgo para poder llevar a cabo la operación, lo cual implicó tener el apoyo de Singer. El visto bueno de Elliott se tradujo en un préstamo por más de u$s350 millones (300 millones de euros a una tasa de más del 11%). A pesar del cierre de la operación desde entonces las dudas sobrevolaron el club italiano. Así, con el fin de reforzar el equipo dirigido por Gennaro Gattuso, el grupo chino aportó más de u$s230 millones en una sola temporada, lo cual lo puso bajo la lupa de la UEFA y del llamado "fair play financiero". Poco tiempo después el AC Milan fue excluido de las próximas dos ediciones de cualquier competición europea de clubes. Esta decisión de la UEFA reflejó el rechazo de la propuesta de saneamiento financiero presentada por el club italiano a fines del 2017. En buen romance era un voto de desconfianza sobre la capacidad de refinanciar préstamos por más de u$s300 millones, parte de los cuales debían ser cancelados a Elliott en octubre de este año. Para sortear todo este vendaval financiero el AC Milan recurrió al Bank of America Merrill Lynch en la búsqueda de inversores para refinanciar la deuda y así esquivar la presión de Elliott que ante un default tenía derecho a hacerse cargo del club. El fondo de Singer habría aportado primero unos u$s200 millones para que los chinos concretaran la adquisición y luego otros u$s150 millones adicionales. Pero la hecatombe financiera de Li Yonghong sobrevino luego de que el Banco de Cantón lo demandara por incumplimiento y posteriormente un tribunal de Shenzhen declaró la quiebra de la empresa Jie Ande, propiedad del dueño del AC Milan, a través de la cual gestionó precisamente la compra del club italiano a Fininvest de Berlusconi.

Ahora los jugadores del Milan conocerán de primera mano el rigor de la gestión de un hedge fund, donde solo vale ganar o ganar.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario