Mundo

El fuerte cruce entre Sánchez e Iglesias en el Parlamento español por la investidura

El presidente del gobierno y el líder de Podemos protagonizaron un fuerte debate por el acuerdo para formar gobierno. Si la negociación no llega a buen puerto podría haber nuevas elecciones.

El presidente del gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, y el líder del partido de izquierda Unidas Podemos, Pablo Iglesias, entablaron este lunes en vivo y en directo una inédita negociación sobre el Ejecutivo de coalición que ambos dicen querer formar y sobre el que aún no se ponen de acuerdo, a dos días de la votación del jueves que decidirá el futuro de España.

Sánchez llegó al crucial debate sobre su investidura que comenzó en el Congreso de los Diputados sin haber cerrado un acuerdo con Unidas Podemos, único partido dispuesto a apoyar su continuidad en el poder a cambio de participar de un gobierno de coalición.

Después de que Iglesias renunciara el viernes último a participar personalmente del futuro Ejecutivo, una condición que había puesto Sánchez, todo indicaba que el acuerdo sería posible, pero el tono y los golpes que se lanzaron las dos figuras claves que pueden evitar que España vuelva a las urnas hace difícil prever que lleguen a un acuerdo en 48 horas para gobernar juntos durante cuatro años.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias debate.mp4
El presidente del gobierno español y el líder de Podemos se lanzaron con munición pesada.

"Somos una fuerza pequeña pero no nos vamos a dejar humillar por nadie; si ustedes no pactan con nosotros, temo que usted no será presidente nunca", dijo Iglesias, lapidario, sobre el final de su discusión con Sánchez.

El líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) inauguró la sesión con un discurso de dos horas en el que solo al final se refirió a su eventual socio de gobierno, con el que dijo que estaba "comprobando que no es sencillo llegar a un punto de encuentro".

"Nada que merezca la pena es fácil, y lo que tenemos por delante merece mucho la pena", subrayó, no obstante, Sánchez, instando a Unidas Podemos a "culminar" el acuerdo, al tiempo que pedía a las fuerzas de derecha, el Partido Popular (PP) y Ciudadanos, que se abstengan para "desbloquear" la formación del nuevo Ejecutivo.

"Lo que les pido es que España avance", remarcó el aspirante a la reelección, al que los líderes del PP, Pablo Casado, y de Ciudadanos, Albert Rivera, le retiraron su veto tras acusarlo de ser "cómplice" de los secesionistas catalanes.

deee.jpg
Pedro Sánchez.
Pedro Sánchez.

Sánchez también propuso a la oposición "un pacto de Estado" para reformar la Constitución para que la lista más votada tenga más fácil su llegada al gobierno, algo que beneficia al bipartidismo, y que provocó una reacción airada de Unidas Podemos.

"Los ciudadanos españoles no quieren un gobierno de partido único, no es sensato buscar un pacto para evitar que hagamos el trabajo que nos han pedido los ciudadanos y cambiar la voluntad de los españoles", le espetó Iglesias.

Luego fue más lejos y le recriminó a Sánchez que esté buscando la abstención de la derecha mientras todavía no llegó a un acuerdo con su partido, indispensable para su reelección.

En el turno de réplica, el líder socialista defendió que dijo "muchas veces" que quiere llegar a un acuerdo y no le parece "serio" que Iglesias "diga que le proponemos un gobierno decorativo".

"Si no llegamos a un acuerdo, piensen mucho si votarán con la ultraderecha", añadió Sánchez, apelando a la abstención de Unidas Podemos, entre rumores que reflejaban el ambiente tenso del plenario.

Sánchez remarcó, asimismo, que nunca tuvo "un ánimo monopolista del poder, pero el gobierno de España debe salvaguardar el interés de España" y reivindicó la experiencia centenaria del PSOE frente a la inexperiencia de Unidas Podemos.

"Espero que acepten la oferta que les hemos planteado; piénsenlo y actúen de forma responsable", insistió.

Antes, Iglesias avisó a Sánchez que si no se ponían de acuerdo "mucha gente va a pensar que lo prioritario para usted es el poder y no aplicar un programa de izquierda".

En varias ocasiones Sánchez lanzó la amenaza de una repetición de elecciones, un fantasma que parecía alejado y que ahora vuelve a sobrevolar la política española.

Mañana se producirá la primera votación, sin que el líder socialista tenga chances de superarla, porque necesita mayoría absoluta. El jueves, 48 horas después, será el momento decisivo, en el que se sabrá si alcanza la mayoría simple que necesita para su reelección.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario