Edición Impresa

El fútbol reconcilia a Trump con México y Canadá

Washington - Donald Trump se anotó ayer una victoria con la decisión de la FIFA de elegir a América del Norte como sede del Mundial de Fútbol 2026, pese a que él fue el principal factor perturbador de la candidatura integrada por Estados Unidos, México y Canadá.

Entre las cuestiones que generaban rechazo a la candidatura norteamericana estaban la política migratoria del republicano y la ruptura en el mundo real de la armonía entre su país y los dos socios con los que organizará el Mundial. De México, a cuyos inmigrantes criminaliza, quiere separarse con un muro y a este país y a Canadá los amenaza constantemente en el marco de la renegociación del NATA y su guerra comercial.

Trump se anota el tanto además tras casi un año y medio de Presidencia en el que su relación con el mundo del deporte ha estado marcada por el enfrentamiento abierto con los jugadores negros de la NFL que, siguiendo el ejemplo de Colin Kaepernick, hincaban la rodilla durante el himno nacional como protesta contra el racismo.

Los llamó "hijos de puta", pidió a los clubes que los echaran y sus presiones lograron que la NFL cambiara recientemente su política para vetar esas protestas en la próxima temporada.

También se puso en contra de grandes de la NBA como LeBron James y Stephen Curry, muy críticos públicamente con él.

La batalla por albergar el Mundial 2026 contra Marruecos se ganó con Trump o pese a él, pero el mandatario se anotó un punto por haberse implicado personalmente en ella.

El Mundial de fútbol, que Estados Unidos albergó ya en 1994, es la competición deportiva más lucrativa del mundo y promete ingresos millonarios para los organizadores.

"Estados Unidos, junto con México y Canadá, acaba de llevarse la Copa del Mundo. ¡Felicitaciones. Una gran labor de duro trabajo!", tuiteó Trump en la mañana de ayer, apenas una hora después de haber llegado a la Casa Blanca desde su cumbre con el norcoreano Kim Jong-un en Singapur.

El mandatrio se valió de que el voto de cada federación nacional iba a ser conocido para ejercer presión sobre los gobiernos.

"Sería una vergüenza que países a los que siempre apoyamos fueran a hacer lobby contra la candidatura de Estados Unidos", tuiteó el 27 de abril. "¿Por qué deberíamos apoyar a esos países si no nos apoyan a nosotros (incluido en las Naciones Unidas)?", añadió.

Nunca un mandatario trató de ejercer públicamente semejante presión sobre una votación de la FIFA y ésta le recordó entonces en un comunicado que las injerencias políticas están prohibidas. Pero el toque de atención no lo frenó y solo tres días después de su tuit volvió a lanzar una amenaza con el presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, a su lado en el jardín de la Casa Blanca. "Vamos a estar observando muy de cerca. Y toda ayuda que nos puedan dar para esa candidatura la agradeceremos", le dijo.

La federación nigeriana votó ayer por Marruecos, pero el continente africano -a cuyos países Trump llamó hace unos meses "agujeros de mierda"- se dividió en su voto.

Agencia DPA

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario