Edición Impresa

El Gobierno lanzó el Boleto Inmobiliario Electrónico

Esperan que con el nuevo instrumento se puedan financiar proyectos inmobiliarios desde el pozo para clase media.

El Gobierno puso en marcha el nuevo Boleto Inmobiliario Electrónico, un instrumento digital para agilizar el castigado mercado inmobiliario. Más allá de que el nuevo documento se podrá tramitar con mayor rapidez, desde el sector inmobiliario se destaca que se pueda ofrecer a los bancos una herramienta segura para otorgar financiamiento a desarrollos inmobiliarios “desde el pozo”.

Para acceder al sistema el comprador y el desarrollador deberán tener firma electrónica (que se tramita en la AFIP) y el comprador deberá acreditar el pago del 25% del valor de la unidad.

Por su lado, el desarrollador deberá presentar detalles del plano con las unidades a construir identificadas y deberá contratar el seguro de caución para resguardar al comprador por incumplimientos de obras.

El nuevo sistema permite tomar un préstamo de características hipotecarias contra el boleto. Este documento tendrá validez a partir de que será ingresado por un corredor inmobiliario matriculado en el Sistema Nacional de Acreditación de Documentos Inmobiliarios Privados.

El boleto va a estar afectado al dominio, de modo que tendrá efectos sobre terceros en caso de una quiebra del constructor de la obra.

Hasta ahora los bancos no podían usar los tradicionales boletos de compra venta como garantía para un crédito hipotecario, porque se exigía una escritura de propiedad al tomador. El otro punto es más complejo. No hay un desarrollo del mercado de seguros que cubran este tipo de emprendimientos en caso de que un desarrollador quiebre y no pueda concluir un proyecto.

Con el anuncio de ayer el Gobierno aspira a darle una solución a estos inconvenientes. La presentación la hizo el presidente Mauricio Macri en el CCK. Allí afirmó que “gracias a iniciativas como ésta, cada vez más familias van a poder comprar en pozo, que es algo que antes era sólo para inversores”.

Aún así, existen dudas sobre el interés que le podría despertar a los bancos financiar bajo este esquema, porque aún debidamente registrado un boleto de compra venta no es la escritura de la propiedad. Tal vez el mayor riesgo se cubra con tasas de interés más altas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario