Mundo

El hijo de Bolsonaro amenazó con imponer una dictadura en Brasil

Aludió a la norma de 1968 conocida AI-5, que permitió cerrar el Congreso, intervenir estados, aplicar la censura y ordenar detenciones indefinidas.

Brasilia - El diputado Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente Jair Bolsonaro y referente en Brasil de la ultraderecha conocida como alt-right, advirtió ayer que el Gobierno puede instaurar un régimen autoritario con restricción de derechos individuales en caso de que la oposición de izquierda “extreme sus posiciones”.

En una entrevista televisada, el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara Baja señaló que su padre podría instaurar una medida como el Acta Institucional 5 (AI-5), aplicada para cesar derechos de expresión y políticos, censura y persecución política en 1968 por la dictadura militar (1964-1985). La referencia provocó conmoción en el país y un repudio generalizado de todo el arco político, además de inquietar el ala militar del bolsonarismo, que no quiere ser asociada con un regreso al pasado.

“Si la izquierda se radicaliza, una de las respuestas podría ser una nueva AI-5, a través de una legislación aprobada en plebiscito”, afirmó el diputado Bolsonaro, al ser consultado sobre los movimientos populares registrados en Chile y un posible reflejo en Brasil.

El 13 de diciembre de 1968 el dictador y general Arthur de Costa e Silva decretó el Acta Institucional 5, con la cual se eliminaron los habeas corpus y se podía detener personas sin orden judicial y por tiempo indefinido, además de poder cerrar el Congreso e intervenir gobernaciones e intendencias.

Boslonaro y sus hijos reivindican la dictadura militar e incluso uno de los referentes del actual presidente es el jefe de la policía política del antiguo régimen, el conocido torturador Carlos Alberto Brilhante Ustra.

El hijo de Bolsonaro, un abogado y escribiente de la Policía Federal, fue el diputado más votado en 2018 y atribuyó que la izquierda y parte de la prensa atribuye los problemas del país al presidente.

Este mes el presidente bajó la nominación de su hijo Eduardo para ser embajador en Washington a raíz de las divisiones en el gobernante Partido Social Liberal.

Esta semana, Eduardo Bolsonaro retuiteó una foto en la que se burlaba del hijo del presidente electo de la Argentina, Alberto Fernández, y que lo mostraba a él rodeado de fusiles.

Todo el arco político de Brasil rechazó la amenaza con indignación. La declaración más fuerte fue del presidente de la Cámara de Diputados y segundo en la sucesión presidencial, el derechista Rodrigo Maia, del partido oficialista Demócratas, que calificó de “repugnantes” las declaraciones y advirtió que Brasil “jamás regresará a los años de plomo”.

La exministra de Derechos Humanos Maria do Rosario Nunes, del PT, afirmó que estas declaraciones “intentan sacar del foco de los vínculos de la familia con las bandas parapoliciales de Río”.

El centroderechista Partido de la Social Democracia Brasileña, del expresidente Fernando H. Cardoso, dijo que “amenazar a la democracia es poner a Brasil en las tinieblas nuevamente”, dijo el diputado Bruno Araújo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Te puede interesar

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora