Edición Impresa

El mejor pinot noir del mundo se produce en Nueva Zelanda

Los suelos fértiles de la región de Central Otago producen vinos excepcionales que merecen su lugar en el escenario global.

Central Otago se encuentra en el extremo del planeta, en la porción meridional de la isla sur de Nueva Zelanda. Esta es la región vinícola más al sur del mundo - y una de las principales productoras de pinot noir. Las uvas crecen al lado de ríos brillantes, dentro de barrancas profundas y en llanuras áridas rodeadas por montañas cubiertas de nieve. Soportan heladas, exceso de luz solar y tiempo seco para dar origen a vinos de intensidad, delicadeza y sabor inusuales.

La revista Decanter nombró Central Otago una de las cinco mejores regiones productoras de vino del Nuevo Mundo. Vale una pregunta: ¿por qué esos vinos son tan excepcionales? Y, más importante, dónde están los mejores lugares para degustarlos?

Un terroir como ninguno

El pinot noir de Central Otago suena como terciopelo en forma líquida. Es conocido por su sabor intenso y exuberante y su textura sedosa, muchas veces tienen más cuerpo que los vinos de la misma uva de otras regiones. Las razones para el carácter único del vino son las condiciones, paisajes y suelos en los que se cultiva - una combinación también conocida como terroir.

OTAGO5.jpg

Las uvas pinot noir crecen mejor en climas templados o fríos. Los días soleados y las noches frescas de Central Otago impiden la madurez precoz de las uvas, permitiéndoles desarrollar sabores más complejos y poderosos, gracias a más tiempo en la vid. El suelo aquí también es perfecto para las uvas. Durante las eras glaciales, los glaciares retrocedieron en toda la región, transformando la roca de pizarra en polvo fino y dejando por debajo la grava y la arena del lecho de los ríos. Este suelo ofrece un excelente drenaje, alentando a las vides a enviar sus raíces directamente hacia el fondo de la tierra.

Este terroir, aliado al increíble talento de sus productores, garantiza que Central Otago esté siempre conquistando premios de prestigio en el escenario vinícola mundial. Los productores de vino suelen ver el clima frío como una bendición, pero en las noches heladas esto puede ser una maldición. Durante la primavera, la helada puede dañar los botones en las vides, comprometiendo la calidad de la cosecha del año. Para combatir la helada, los productores aplican cada milímetro de su ingenio kiwi en varios métodos diferentes - del uso de hornos a aceite para conservar las vides calentadas a la instalación de aerogeneradores para mantener el aire circulando y levantando las heladas. Algunos incluso pilotan helicópteros sobre sus viñedos a primera hora de la mañana para aumentar la circulación de aire.

Dónde probar (y comprar)

El terreno alpino salvaje y la abundancia de lagos en la región de Central Otago crean decenas de microclimas que llegan a variar de viñedo a viñedo. Además, el suelo en un lote de tierra suele tener una composición diferente de otros lotes cercanos. Eso crea diferencias sutiles en las uvas, infundiendo los pinot noir de cada viñedo con sabores, aromas, texturas y colores únicos. O sea, para sentir de verdad el gusto del lugar, hay que visitar algunas bodegas. Aquí hay algunas de las más interesantes.

OTAGO RECUADRO.jpg

Judge Rock: una pequeña vinícola familiar en Alexandra, cuyo pinot noir recibe regularmente medallas de oro en las más prestigiosas competiciones del mundo, incluyendo los Decanter World Wine Awards y la International Wine & Spirit Competition. Hay que probar sus tintos sensuales y elegantes en la propia bodega o en el Otago Farmers Market, en Dunedin, que ocurre todos los sábados por la mañana.

Rippon: si gusta beber vino delante de una vista increíble, una visita ineludible es la vinícola Rippon, a orillas del lago Wanaka. Es un pequeño viñedo administrado por la familia Mills con el uso de técnicas biodinámicas (aplicación de preparaciones orgánicas especiales y siguiendo ciclos lunares) para crear tintos que representan una verdadera expresión del hermoso paisaje.

Akitu: en la lengua Māori, Akitu significa “cumbre” - una referencia a la ubicación de este viñedo en los Alpes, a 380 metros sobre el nivel del mar. La cosecha 2016 de Akitu fue reconocida como el mejor pinot noir del mundo en el prestigioso International Wine Challenge (IWC) de 2018.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario