Economía

El Mercosur y la UE deciden suerte del acuerdo comercial

Los cancilleres de Argentina, Jorge Faurie; Brasil, Ernesto Araújo; Paraguay, Luis Alberto Castiglioni y Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, tratarán de definir hoy con autoridades de la Unión Europea la suerte del acuerdo birregional que ambos bloques negocian desde hace dos décadas.

Los ministros sudamericanos tendrán una cena con los comisiarios de Comercio, Cecila Malstrom, de Agricultura, Phil Hogan, y de Crecimiento e Inversiones, Jyrki Katainen.

Hasta el momento, los técnicos que negocian el tratado de comercio birregional llegaron al máximo de entendimiento dentro de lo que son sus posibilidades. Para avanzar hacia el final se requiere de una decisión política de mayor nivel. En una cena que van a tener en Bruselas, los ministros y funcionarios harán una evaluación de lo actuado hasta el momento, y decidirán si pueden dar ese paso de mayor nivel, que necesariamente tiene que involucrar a los presidentes, algunos de los cuales están en Osaka, Japón, participando de la Cumbre del G-20.

Por lo menos, entre el argentino Mauricio Macri y el brasileño Jair Bolsonaro, hubo un acuerdo en la reciente visita que hizo el mandatario del país vecino a Buenos Aires, de darles impulso a las negociaciones.

Los europeos ponen varias objeciones. Los productores agropecuarios franceses tienen bajo presión a Emmanuel Macron para que no avale un convenio que podría dejarlos fuera de juego. Más allá de que la UE se mantiene firme en defender denominaciones de origen para unos 350 productos, insisten en otorgar ingreso a productos alimenticios sudamericanos, como la carne vacuna, por cuotas.

Entre el Mercosur se cuestionan las pretensiones de la UE de hacer valer como propios productos industriales que se fabrican dentro de su territorio, pero con componentes importados de terceros países.

Pero lo que queda por delante, según coinciden fuentes del sector privado que siguen las negociaciones en detalle, es una definición de mayor nivel porque ya se afectarían los intereses de algunas actividades. Es decir, se tiene que hacer una evaluación de costo beneficio. No se descarta que los cancilleres y comisarios emitan una declaración política para que se pueda presentar en Osaka por los mandatarios que están en la Cumbre internacional.

Las negociaciones para un amplio acuerdo de asociación -basado en la cooperación, el diálogo político y el libre comercio- entre la UE y el Mercosur se iniciaron en Buenos Aires en abril de 2000 y desde entonces se han celebrado más de una treintena de rondas de negociación. La semana pasada, el presidente del Gobierno español Pedro Sánchez impulsó una carta al presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker para que se llegue a buen término las negociaciones de manera “equilibrada”. La nota fue firmada por la canciller Angela Merkel, el primer ministro portugués, Antonio Costa; el holandés Mark Rutte; el checo Andrej Babis; el letón Krisjanis Karins; y el sueco Stefan Lofven.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario