Economía

El Merval rebotó un 0,7%, apuntalado por el sector petrolero y financiero

Con marcada selectividad y un entorno de mayor cautela, el índice Merval se recuperó este miércoles al avanzar un 0,7% a 19.666,59 unidades, de la mano de las acciones del sector petrolero y financiero.

Tras caer un 1,3% el martes, afectado por la peor baja de Wall Street en la Era Trump, el panel líder recobró fuerza y terminó en terreno positivo, gracias a la suba anotada en los papeles de Petrobras Brasil (+3,2%); y del Grupo Financiero Galicia (+2,2%), dos de los más negociados.

A su vez, volvieron a subir fuerte los activos de Agrometal (+2,8%) - en el mes trepan casi 22% -, y los de Celulosa (2,6%) - ganan en marzo un 11%.

Entre las mayores pérdidas, Petrolera del Cono Sur - con pocos días dentro de la cartera del Merval, al igual que Carboclor - cedió un 2,3%; San Miguel, un 1,4%; y Comercial del Plata, un 1,2%, vale decir, en un entorno de limitado volumen operado, que se ubicó por debajo de los $ 300 millones
(se contrajo un 26% a $ 268,5 millones).

Es que los mercados internacionales, con Wall Street a la cabeza, volvieron a mostrar un tono más cauteloso a raíz de dudas sobre la implementación de las políticas económicas prometidas por el presidente Trump, ante lo cual los activos locales "se vieron condicionados y así es que muchos operadores se inclinan por un ´wait and see´, analizó el economista Gustavo Ber.

Bonos

En el
segmento de la renta fija, los principales bonos en dólares terminaron con altibajos. Entre las subas aparecieron el Discount bajo ley argentina (+0,2%), y el Bonar 2017 (+0,1%); mientras que por el lado de los descensos podemos nombrar al Argentina 2026 (-0,9%) y al Par con legislación neoyorquina (-0,8%).

Los títulos en pesos, en cambio, registraron mayoría de alzas: el Cuasipar y el Bonar 2021 progresaron un 0,5%; y el Discoount, un 0,1%, pero el Par bajó un 0,5%.


Por su parte, el riesgo país que mide el JP Morgan subió 1,1% a 458 puntos básicos.

El martes el BCRA mantuvo las tasas en su lucha contra la inflación - aún con sus implicancias menos favorables sobre la actividad económica y el atraso cambiario - y ello incentivó a una táctica más defensiva, teniendo en cuenta además un panorama internacional algo más complejo.  

"De allí que los operadores se estén inclinando por refugiarse en la renta fija, tanto en pesos para aprovechar el ´carry-trade´ en este contexto de pax cambiaria, así como también en bonos en dólares cortos y medios que siguen muy sostenidos ante su limitada duration", comentó Ber.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora