Opiniones

El "mientras tanto" será angustiante después de las PASO

La alianza oficialista se presentó como un sujeto de neutralidad ideológica, hasta convertirse en una corporación que introdujo cambios con una velocidad y eficacia récord. Ha llevado a cabo la transferencia de ingresos más importante de la historia argentina reciente. Como resultado la tasa de pobreza ha crecido, el salario ha caído, la jubilación se ha reducido y el desempleo ha crecido. El Gobierno perdonó deudas a empresas energéticas y autorizó subas descomedidas de tarifas. Redujo impuestos y retenciones a los sectores más robustos y en solo 2 años, tomó más deuda que Carlos Menem en una década. En los propios votantes abundan miedos, dudas, y también negación.

El sosiego del dólar no mejora la azotada imagen pública del presidente. Que por ahora, dejó de declinar. La contracara es la situación social y la recesión. Los muertos por hipotermia han tenido un tratamiento recóndito. En otro tiempo hubieran blanqueado la verdadera tragedia que está viviendo buena parte de la ciudadanía. Que es probable se vaya hartando de esperar. Ya no quedan próximos semestres.

En 2019 estamos igual que en 2018, pero con nuevos estropicios. Todo apunta a llegar a las elecciones sin que el dólar vuelva a hacer ruido. Para que ello ocurra, debería renovarse un porcentaje importante de letras del Tesoro y la inflación debería ser menor a la máxima registrada durante el gobierno de Cristina. Los expertos en inflación no tienen certezas.

Que la economía sea un factor negativo a la hora de votar es un problema para el oficialismo. Recuerde que la sensación de bienestar de 2017 ganó las elecciones. Aun en 2018 se hablaba de un “Macri eterno” que lograría 15% de inflación anual, dólar de $20 y crecimiento de 3,5% a fines de año. Si lo hubiera logrado la fórmula Fernández-Fernández estaría 10 puntos debajo, en lugar de 6 arriba.

Con la economía en contra, y una diferencia de 6 puntos porcentuales, todo indica que el “mientras tanto” será angustiante después de las PASO. Llegarán las elecciones de octubre, sin reactivación, con tipo de cambio más alto e inflación piso de 2%. Inflación populista, con desempleo ultra ortodoxo.

Si todo sale bien, 2019 finalizaría con una caída del PBI de 1,5%. Y, en el último trimestre, estará 5% debajo del nivel que registró en el último trimestre que creció. La performance actual de la economía es la peor de las últimas recesiones. ¿Cómo se podría empeorar esta combinación?

¿En qué país serio sucede esto?

El dólar en caída perfora los $43, (pierde $4 en 2 meses). Pensemos: Siendo conservadores, hubo tasas de 5/6% mensual en LELIQ, en el periodo. Si un banco desarmó posiciones en dólares e invirtió en LELIQ y, “se dio vuelta” comprando dólares, ganó $8 por cada dólar. Ganancia devengada 20% bimestral. Esto es alrededor de 200% anualizado en dólares.

La financiarización de la economía

En 1976 la Argentina debía u$s7.000 millones. Desde entonces la deuda pública se multiplicó por 50. Traer dólares, colocarlos en pesos y recomprarlos para enviar al exterior nos ha costado 12 recesiones en 43 años. Además, los periodos 1976-1983, 1983-1989, 1999-2002 y, 2016-2019 coincidieron con enormes caídas de PBI y PBI per cápita. Si queremos parecernos a un país serio, debemos saber que en los mercados desarrollados o semi desarrollados, estas cosas no suceden.

LELIQ es un CEPO a la hiperinflación, pero llevamos pagados u$s 7.000 millones en intereses a los bancos, en solo 6 meses. Si la contrapartida hubiese sido una violenta caída de la inflación, podríamos discutir el costo/beneficio. Pero no fue así. La inflación hoy es 5 puntos por arriba del doble del peor número “inflación Congreso 2015” (Patricia Bullrich y Sturzenegger). Las LELIQ representan una base monetaria paralela. Constituyen alrededor de 93% de la base.

Las soluciones históricas a estas bombas de tiempo fueron:

  1. Emisión-hiperinflación
  2. Plan Bonex
  3. Corralito. En ese orden.

En el marco teórico actual -con los mismos economistas juniors de Menem y De la Rúa- ¿estarían disponibles otras opciones?

Si Fernández-Fernández gana las PASO habrá dolarización de portafolios. Pero si pierden también. Hay divisas para evitar que el tipo de cambio vuele, pero el oficialismo no se ha fijado en “costos”. Si para ganar en octubre hay que permitir que se dispare el dólar, podrían argüir: “Esta es una muestra de lo que se puede esperar si FF gana las elecciones”. Aunque la catástrofe quedaría en los anales de la era Macri.

Entre julio y diciembre de este año vencen u$s21.000 millones de letras del Tesoro. Con una renovación del 60% de los vencimientos de LETES, alcanzarían los dólares y los pesos provenientes de la venta de los u$s9.600 millones del Tesoro, autorizados por el FMI, para cubrir los gastos y no entrar en NPL (Non Performing Loans): préstamos dudosos.

Los goles del gobierno se vienen haciendo con la “mano de Dios” (FMI), que rompió todas las reglas históricas para ayudar a Macri.

El déficit fiscal global-después del pago de intereses-se incrementó en $57 mil millones, un “rojo” total de $220 mil millones. Proyectando, el déficit daría u$s12.000 millones anualizados. Sumando el déficit fiscal total, más el cuasi-fiscal (solo de LELIQ), alcanza 7,5% del PBI, sin otros pasivos y sin provincias. Esto por ahora, sin que se modifique el tipo de cambio y se disparen los pagos en dólares. Y, a excepción que la recaudación comience a disminuir, producto de la recesión.

Buena parte de la reducción del gasto lograda es transitoria. El gasto en jubilaciones y planes sociales-60% del gasto primario-cayó más de 12% en términos reales, debido al retardo temporal de seis meses que tiene esta partida para ajustar según la fórmula de movilidad. Cuando se acelera la inflación-como ya sucedió-, el gasto previsional y social tiende a caer en términos reales. Si este gasto se hubiera mantenido constante en términos reales, hasta mayo, en lugar de un superávit primario de $37 mil millones hubiera un déficit de $77 mil millones, alrededor de 2%.

Es decir, toda la mejora real del resultado primario se apoyó en el ajuste del gasto previsional y social, en tanto la reducción del resto del gasto primario sirvió para compensar la caída que registraron los ingresos fiscales en términos reales. Si baja la inflación, el gobierno no cuenta con este factor de ayuda para reducir el déficit primario.

El gobierno desea “pilotearla” hasta las elecciones. El desvío con respecto a la meta anual acordada con el FMI de déficit “cero”, recién sería revisado por el FMI en marzo del año 2020.

Las fuentes de financiamiento alcanzarían unos u$s16 mil millones en 2020 y restan financiar u$s34 mil. Si llegara a ganar la fórmula FF, se requerirá un plan de reestructuración de deuda con crecimiento económico que permita demostrar que es distinto “mendigar para caer”, que reembolsar creciendo.

Desconcierto

Pocos jóvenes de hasta 35 años habían experimentado el despido. Tampoco habían tomado un préstamo UVA. Menos probar un desacople del salario con la inflación. La inflación más apocalíptica para “la sub 35” no pasó del 25% y, hoy la interanual es 57%. Es difícil advertirle a la mocedad los riesgos sin decir algo impolítico. Pero los jóvenes de hasta 35 y los mayores de 50 tienen algo en común: la necesidad de pagar las cuentas. Se debe reflexionar sobre el desempleo, sus causas y consecuencias.

Con el despido llegan los conflictos. El dinero no sale del cajero. La sensación de dignidad y realización que da el trabajo, decaen. No son pocas y pocos quienes ignoran lo que significa despertarse el lunes a la misma hora, pero sin trabajo.

(*) Máster en Política Económica Internacional, Doctor en Ciencia Política, Profesor del MBA. CEO de www.hacer.com.ar , www.pablo.tigani.com autor de 6 libros, 900 papers y artículos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario