Edición Impresa

El MPN, obligado a seguir negociando en la Legislatura

La clave está en la posibilidad de que los tres legisladores de la Democracia Cristiana y ex MPN terminen dando su apoyo al oficialismo.

El amplio triunfo el domingo en el segmento gobernador no le aseguró, sin embargo, al oficialista Movimiento Popular Neuquino la mayoría en la Legislatura. Esa ecuación, que exige de 18 escaños propios, seguirá condicionando al partido gobernante a la hora de la búsqueda de consensos para la aprobación de proyectos propios en la unicameral.

Tampoco alcanzaron las bancas obtenidas vía las distintas colectoras (cuatro) que le permitieron a Omar Gutiérrez alcanzar el domingo el 39,9% de los votos. Así las cosas, a partir del 10 de diciembre próximo el MPN contará con nueve diputados propios. Y seis que se suman por colectoras.

Pero en la búsqueda de poder propio asoma una alternativa derivada de la fractura interna del MPN que llevó al exgobernador Jorge Sobisch a presentarse el domingo, con lista propia, y obtener el 10% de los votos detrás del candidato de Cambiemos, Horacio Quiroga, que quedó tercero.

Esa performance le permitió a Democracia Cristiana hacerse de tres bancas en la Legislatura, la diferencia númerica exacta que le garantizaría al oficialismo neuquino moverse holgadamente en el plano parlamentario en los próximos cuatro años.

“Hoy ese diálogo es impensable, sobre todo después de que Jorge (Sobisch) decidió ir por fuera del MPN disconforme por la falta de transparencia de las internas que consagraron la candidatura de Gutiérrez”, desechó un hombre del círculo cercano al exgobernador.

Pero en la política siempre hay tiempo para todo. Es decir que, superado el amargor del desencuentro partidario, el MPN y la Democracia Cristina podrían sentarse para limar las diferencias y aunar -al menos en el plano legislativo- fuerzas contra los bloques opositores de Unidad Ciudadana-Frente Neuquino, que el domingo logró nueve diputados, y Cambiemos que tendrá seis legisladores. Más aún si se tiene en cuenta que los que ingresan por el sobischismo son tres ex emepenistas, hoy con fuertes críticas a la gestión de Gutiérrez.

La otra arista es el Frente de Izquierda, que en los comicios logró retener dos bancas, frente a la mala performance de Libres del Sur que perdió su representación después de muchos años.

“En una elección difícil en la provincia de Vaca Muerta donde los partidos patronales hicieron una campaña obscena con millones y millones de pesos, logramos mantener las bancas obreras y socialistas”, celebraron los referentes del FIT.

El debate obligado en la Legislatura y la búsqueda de consensos será un trabajo que deberá aceitar el futuro titular de la cámara Marcos Koopmann, electo vicegobernador y actual presidente del Directorio del Banco Provincia del Neuquén.

Esta tarea está hoy en manos de Rolando Figueroa, quien en noviembre enfrentó a Gutiérrez en la interna partidaria para la definición de las candidaturas a gobernador.

“Los partidos y alianzas nacionales sólo han pensado una y otra vez en desplazarnos para apoderarse de nuestros recursos naturales, de una provincia que está bien administrada y porque no se bancan proyectos políticos independientes y con fuerte impronta federal como el nuestro”, celebró Figueroa.

“Hoy es un día de felicidad para todas las mujeres y hombres del MPN, pero también para el resto de los neuquinos, porque saben que este proyecto político no los dejará sin protección y los defenderá con uñas y dientes cuando el centralismo intente avanzar sobre nuestros derechos, sobre nuestra autonomía como provincia”, manifestó tras conocer los resultados que consagraron la reelección de su excompañero de fórmula.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario