Edición Impresa

El optimismo marcó la primera jornada de la cumbre con Kim Jong-Un en Vietnam

Hanoi - El presidente estadounidense, Donald Trump, y el máximo líder norcoreano, Kim Jong-Un, sonrieron, se dieron la mano y cenaron juntos ayer en Hanói, expresando su optimismo de que una diplomacia a nivel personal conducirá a un acuerdo sobre las armas nucleares norcoreanas.

Antes de comenzar una reunión de dos horas, Trump había pronosticado una cumbre “muy exitosa”, que se reanudará hoy y finalizará con una ceremonia de firma de acuerdos aún no especificada.

Esta reunión frente a frente de dos días es la segunda parte de la ambos líderes protagonizaron en Singapur en junio.

Se dieron la mano frente a una tarima con una docena de banderas de Estados Unidos y Corea del Norte, y respondieron brevemente a preguntas de los periodistas antes de comenzar las conversaciones personales y luego cenar.

Trump se encuentra bajo presión luego de que la primera cumbre con el líder norcoreano, en junio en Singapur, concluyera con una vaga declaración sobre “la desnuclearización de la península norcoreana”, pero sin compromisos concretos.

Sus adversarios temen que Trump esté dispuesto a realizar demasiadas concesiones, incluso a costa de los aliados surcoreano y japonés, para reclamar una victoria y desviar la atención de lo que ocurre en Washington.

Agencias AFP y Reuters

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario