Espectáculos

El orden mundial sigue en peligro (en secuela con menor atractivo)

A diferencia de la más vibrante "Londres bajo fuego", esta continuación no carece de acción pero su libro se pierde algunas veces en previsibles lugares comunes. Nick Nolte, como el padre del protagonista, se gana la película.

De las tres películas de esta serie sobre la institución presidencial en peligro esta es la menos pintoresca, ya que no abarca daños ni contra la Casa Blanca ni contra la ciudad de Londres sitiada por terroristas, y con la presencia de presidentes del mundo, como en la anterior y superior “Londres bajo fuego” (“London Has Fallen”). Aquí, por supuesto, tal cosa se percibe desde el título local: también hay un atentado al presidente que interpreta Morgan Freeman. Es una gran escena, sin dudas la mejor del film, en la que cientos de drones atacan al presidente que está en una tranquila expedición de pesca.

Pero el asunto aquí no es tanto ese atentado sino la traición que sufre su jefe de seguridad, a cargo del actor Gerard Butler, que a partir de ese momento recorre un largo camino hasta demostrar su inocencia. Esta estrategia argumental del “falso culpable” no es novedosa, por lo que la película recorre una serie de situaciones de violencia, y a veces de suspenso, más o menos familiares, con algunos puntos a favor como el reencuentro con un gran actor como Nick Nolte en el papel del padre de Butler. Casi se podría decir que Nolte es la mayor sorpresa del film en lo actoral, ya que los otros dos actúan en modo piloto automatico. A favor de este producto se puede decir que técnicamente es sólida, y que la acción no cesa nunca.

“Presidente bajo fuego” (“Angel Has Fallen”, EE.UU., 2019). Dir.: R. R. Waugh. Int.: G. Butler, M. Freeman, N. Nolte.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario