Información General

El Palacio Roccatagliata ya es el nuevo fantasma de Coghlan

Los vecinos denuncian abandono en la zona y piden que no se avance en la altura de las torres. Los compradores le exigen al Gobierno de la Ciudad que intervenga para finalizar la obra.

Hace más de dos años el Palacio Roccatagliata se esconde entre dos estructuras enormes de cemento abandonadas. La obra, que contempla dos torres de 28 pisos, está detenida desde abril de 2017. De un lado los vecinos del barrio de Coghlan piden que la construcción no siga sumando nuevos pisos, y de la vereda de enfrente, los compradores que hace años invirtieron en las futuras unidades exigen que se reanuden las obras lo antes posible.

“La Justicia en dos primeros fallos nos dieron la razón a nosotros y determinaron que los planos tenían desprolijidades, pero en un tercer fallo le dieron la razón al Gobierno de la Ciudad y a la constructora para que pudieran seguir edificando. Nosotros presentamos un recurso de amparo extraordinario a principio de año, por lo que el fallo no quedó firme”, explicó Jonatan Baldivieso, abogado defensor de los vecinos y presidente del Observatorio del Derecho a la Ciudad.

La inmobiliaria Korn, que comercializaba las futuras unidades que van de 1 a 4 ambientes, indicó a este diario que “por el momento no se está ofreciendo, ya que no sabemos cuál será el futuro del emprendimiento”. Mientras que desde la constructora KWZ (Kaufman, Wainstein, Zelwianski) no quisieron referirse al tema al ser consultados.

Es que hoy, de los más de 200 damnificados -compradores que pagaron regularmente las cuotas de sus inmuebles- al menos 30 se reunieron y presentaron acciones legales contra la empresa constructora, que no ha resarcido a los damnificados y contra el propio Gobierno de la Ciudad, que le otorgó el permiso de construcción.

“No hay un plazo para que la Justicia se expida, creemos que será después de las elecciones. Hoy pedimos que el edificio se mantenga con los 12 pisos construidos y no continúe con su edificación hacia arriba”, agregó Baldiviezo.

Lo cierto es que sobre la calle Roosevelt al 3100 hoy hay un edificio abandonado que se convirtió en un juntadero de mugre, de ratas y, según los vecinos, hace que la zona sea mucho más insegura.

Hoy tenemos un bodoque vacío de 12 pisos, si bien hay policía en la esquina, tenemos miedo de que sea ocupado y se junta mucha basura en la puerta. Nosotros queremos que la obra se finalice pero con esta altura”, sostuvo Isabel D ´Amico, vecina de Coghlan. “El principal responsable es el Gobierno de la Ciudad, que bajo el mando en su momento de Mauricio Macri le otorgó el permiso de construcción en una zona donde no se podía -antes del nuevo código urbanístico- construir edificios de más de 9 pisos”, concluyó D´Amico. Esta parcela de 3500 m2 es parte del patrimonio histórico de la Capital ya que alberga una casona de principio de 1900, pero a pesar de eso la construcción de las lujosas torres avanzó durante años, hasta dejar al palacio escondido entre dos torres de hormigón.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario