Política

El PJ y el socialismo salen a la caza del voto cautivo en Santa Fe

“No podemos cantar victoria pero estamos muy cerca”. “Hay que remar, no es imposible darlo vuelta”. En Santa Fe, el PJ por un lado y el oficialismo del Frente Progresista Cívico y Social (FPCyS) por el otro, ya miran las generales del 16 de junio, donde se polarizará la elección entre ambas fuerzas, ya lejos del escenario de tercios que primó en 2015 y que preveían hace unos meses atrás, antes del desinfle electoral de Cambiemos. Y aunque la campaña formal empezará un mes antes del match final, en lo informal habrá fotos sugerentes, que se verán en las próximas horas cuando se muestren juntos los rivales de internas Omar Perotti y María Eugenia Bielsa en señal de unidad peronista. También habrá imágenes simbólicas en la apertura de sesiones ordinarias del miércoles, cuando el mandatario Miguel Lifschitz dé su discurso ante los legisladores con una tribuna nutrida, donde estarán en principio los postulantes a la gobernación.

El mapa final, con el PJ arriba como frente (sumados los votos de Perotti –vencedor de la interna- y Bielsa) aunque con el socialista Antonio Bonfatti como candidato más votado no fue sorpresivo. Eran los números que manejaban los espacios principales, incluido Cambiemos, con el radical José Corral a la cabeza. Lo que no estaba en los cálculos era una diferencia de once puntos, lo que obliga especialmente al FPCyS a replantear la estrategia, en una discusión que tomará forma puertas adentro del oficialismo con cierta prisa.

El componente Bielsa era la llave, porque se suponía una dispersión de sus votos, por atraer a un electorado menos enrolado en las banderas justicialistas; la exvicegobernadora aglutina a votantes de centro izquierda que bien podrían nutrir al socialismo. Por eso, si Bonfatti tenía que remontar los menos de 6 puntos que proyectaba en la previa, todo sería optimismo. Ahora, deberán trabajar para seducir a los “progres” de Bielsa, a los radicales desencantados y a un 5% del padrón que no fue a votar en las PASO pero que sí iría en las generales.

“No es imposible”, insisten en el FPCyS, aunque saben que será “muy difícil”. Aunque no están definidas las líneas discursivas finales, de acá a junio se insistirá en “votar progresismo”, un forma de polarizar con el presidente Mauricio Macri y también con Perotti, de un PJ ortodoxo. Así, esperan, podrán captar volumen de Bielsa. Un dato alentador, además, es que Lifschitz como cabeza de lista de diputados provinciales obtuvo más votos que Bonfatti. También apuntarán a sumarlos. "Estamos convencidos de que el Frente Progresista ganará las elecciones y volverá a gobernar Santa Fe", infló el pecho Bonfatti, quien ya gobernó la provincia entre 2011 y 2015.

“Necesitamos un cuarto de los votos de Bielsa”, se confían, a su vez, en el peronismo. Por eso, dicen, temen más “a los que no fueron a votar”. Habitualmente hay electores ausentes en las primarias, pero que sí van a las generales. Un 5% extra que serán tironeados. Sin embargo, el reaseguro está en casa, y así primará el llamado a la unidad. Ya lo hizo Perotti en declaraciones posteriores a conocerse los resultados. Correspondió Bielsa en las redes sociales, que pareció dejar de lado el fuego amigo que lanzó en la campaña contra su rival. La foto de ambos juntos está al caer: se espera que sea antes del 1 de mayo, día de apertura de sesiones legislativas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario