Mundo

El Reino Unido teme que el brexit desate caos y desabastecimiento

El Gobierno de Boris Johnson cree que una salida no acordada de la Unión Europea en octubre podría tener graves efectos sociales y económicos. Faltarían comida, nafta y medicamentos. Semana de diálogos clave.

Londres - El semanario conservador The Sunday Times publicó ayer una serie de documentos secretos del Gobierno británico que revelan que las autoridades temen un desabastecimiento de alimentos, combustible y medicinas si el país abandona la Unión Europea (UE) sin un acuerdo, un escenario con el que permanentemente amenaza el nuevo primer ministro, Boris Johnson.

Los documentos filtrados describen la llamada operación “Martillo Amarillo” que está preparando el ministro Michael Gove, el encargado de preparar al país para un eventual brexit sin acuerdo el 31 de octubre.

Tras la publicación, que desató fuerte preocupación en el empresariado, Gove aclaró que el documento describe el peor escenario posible. Sin embargo, el texto sostiene que eso es lo que ocurriría en realidad en caso de una salida de la UE sin acuerdo debido a la negativa del Parlamento británico de aprobar el negociado entre la anterior premier, Theresa May, y Bruselas.

La UE se niega a aceptar la exigencia de Johnson de que se renegocie ese entendimiento.

Funcionarios citados en los documentos filtrados aseguraron que hasta un 85% de todos los camiones británicos no cumpliría con los requisitos necesarios para cruzar el Canal de la Mancha y atravesar la aduana francesa una vez que Reino Unido abandone la zona de libre comercio de la UE.

Las colas de camiones, advirtieron, podría durar varios días y afectarían el tráfico en ambas direcciones, algo que golpearía directamente el abastecimiento de alimentos, combustibles y especialmente medicamentos en el Reino Unido.

Alrededor del 75% de los remedios que ingresan al país lo hacen por esa vía, por lo que su abastecimiento “se vería especialmente vulnerado durante muchos días”, sostiene uno de los documentos.

En cuanto a los alimentos, las previsiones oficiales aseguran que la escasez haría subir los precios inmediatamente, lo que “afectará a los sectores más vulnerables” de la sociedad.

Un eventual brexit sin acuerdo también implicaría la instalación de una frontera dura entre la República de Irlanda -un Estado miembro de la UE- e Irlanda del Norte, una provincia del Reino Unido, y endurecería los trámites migratorios entre España y la colonia británica Gibraltar en el sur europeo.

Por otra parte, el Gobierno de Boris Johnson prevé que pueden darse retrasos e interrupciones en los vuelos y trenes hacia Europa continental en las estaciones de St. Pancras y Dover.

La divulgación del documento desató una verdadera casa de brujas en la administración tory. Según trascendió, el autor de la filtración es un exministro que accedió al material y quiso divulgarlo para “influenciar las conversaciones” de los próximos días entre Johnson y “los líderes europeos”.

Así lo reveló ayer a la BBC una fuente de Downing Street, la residencia del primer ministro, según la cual el documento fue elaborado “cuando los ministros estaban obstruyendo lo que había que hacer para prepararse para la salida y los fondos no estaban disponibles”.

“Esto no es un ‘operativo miedo’ sino la previsión más realista de lo que la gente puede enfrentar en caso de que no haya acuerdo”, sostuvo una fuente de Downing Street.

“Se trata de escenarios razonables y básicos, en el peor de los casos”, añadió.

La revelación se produjo en vísperas de una serie de citas cruciales para el Gobierno de Londres.

Johnson volará este miércoles a Berlín para reunirse con la canciller alemana, Angela Merkel, y al día siguiente estará en París para dialogar con el presidente francés, Emmanuel Macron.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario