Finanzas

El riesgo país cayó casi 5% y se acerca a los 1.600 puntos

El indicador de la banca JP.Morgan cedió luego de trepar hasta los 1.957 puntos el miércoles como máximo desde marzo de 2009.

El riesgo país argentino descendió este viernes por segunda jornada consecutiva, luego de una ligera recuperación del peso y tras anuncios del Gobierno para lidiar con la crisis económica y financiera que disparó el resultado electoral del domingo.

El indicador de la banca JP.Morgan cayó 85 unidades, a 1.653 puntos básicos, luego de trepar hasta los 1.957 puntos el miércoles como máximo desde marzo de 2009 y contra los 872 puntos del viernes previo.

Los operadores coinciden en que los actuales niveles del riesgo país son semejantes a cuando un Gobierno afronta problemas de pago con su deuda pública.

"Dentro del contexto actual luce adecuado rebalancear las posiciones ya existentes en bonos soberanos argentinos en dólares con legislación local a bonos soberanos con legislación de Nueva York y bajo nivel de paridad", recomendó la banca de inversión Puente.

La moneda mayorista se apreció un 4,4%, a $55, luego de ganar el 4,9% el jueves y contra una abrupta baja histórica de 24,7% en los tres primeros días de la semana.

Los bonos cayeron hasta 8,4% y la bolsa porteña revirtió la tendencia y cayó un 2% porque la agencia Fitch Ratings bajó la calificación de Argentina a "CCC", desde "B",por la incertidumbre política que incrementa la probabilidad de un default soberano o algún tipo de reestructuración.

El BCRA mantuvo equilibrada la tasa de Leliq, al borde del récord de un 75% anual. El peso cayó en la semana un 17,7%, los bonos cedieron un 19,6% y la bolsa se derrumbó un 31,3%.

El objetivo del "rebalanceo (de carteras) es obtener la protección adicional de la legislación extranjera, ganar capital nominal, y ubicarse con una postura más defensiva en bonos con baja paridad ante el alto nivel de incertidumbre política", agregó Puente en su reporte diario.

Los mercados argentinos se calmaron desde el jueves, luego de que el candidato presidencial opositor Alberto Fernández, que obtuvo una amplia ventaja en las elecciones primarias del fin de semana, avalara el actual valor de la moneda sobre la base de $60.

En medio de la crisis financiera disparada por este triunfo en las urnas, el presidente Mauricio Macri buscó reducir el impacto social de la fuerte depreciación de la moneda local con la eliminación temporal -hasta diciembre, cuando comienza un nuevo mandato presidencial- del impuesto al consumo de alimentos básicos.

La tensión financiera se reflejó en una caída en los depósitos bancarios, saldos en pesos que se convirtieron en dólares, coincidieron agentes del sector.

Aparte, el BCRA dispuso desde el 20 de agosto un sublímite a la posición global neta de moneda extranjera de las entidades, con tope de un 5%.

Esta medida pone un tope a los dólares físicos y a las operaciones cambiarias a futuro, lo que obliga a los bancos a desprenderse de posiciones en divisas o bonos que se vuelcan al mercado por el equivalente a unos 400 millones de dólares, comentaron analistas locales a Reuters.

La conmoción en los mercados financieros de Argentina no ha logrado afectar a otras plazas emergentes de la forma en que lo han hecho sus hundimientos anteriores, en parte debido al creciente aislamiento del crédito y las inversiones del país.

Los mercados de Argentina permanecerán cerrados el lunes por un feriado.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario