Novedades Fiscales

El SIRTAC en contexto del Consenso Fiscal

Se trata de una decisión que generó una gran polémica entre contribuyentes y el Fisco, habida cuenta la producción de mayores saldos a favor.

Recientemente la Comisión Arbitral publicó la RG 2/19 mediante el cual se crea el Sistema de Recaudación sobre Tarjetas de Crédito y Compra (SIRTAC). La medida generó rápidamente polémica en diferentes sectores, especialistas y cámaras empresarias debido a las implicancias que podría tener en la generación de saldos a favor en Ingresos Brutos. Brevemente abordaremos las principales ventajas, desventajas y su relación con el Consenso Fiscal.

1| Aspectos generales

El régimen creado no es nuevo, ya que actualmente todas las provincias, salvo Chubut, cuentan con un régimen de retención sobre operaciones con tarjetas de crédito. Diez provincias tienen una norma específica que regula el régimen, y trece lo incorporan dentro de la norma que regula el régimen general de recaudación (retenciones y percepciones) de ingresos brutos.

La COMARB a través de esta medida crea un marco general para coordinar este tipo de retenciones de manera similar a dos sistemas ya conocidos:

  • SIRPEI: sistema de recaudación de las percepciones en las importaciones.
  • SIRCREB: sistema de recaudación y control de las acreditaciones bancarias.

El régimen creado se aplicará en los siguientes casos:

Liquidaciones o rendiciones periódicas correspondientes a sistemas de pago mediante tarjetas de crédito, de compras y/o pagos, tickets o vales alimentarios, de combustibles y/o cualquier clase de tickets o vales de compras y/o similares y; Recaudaciones, rendiciones periódicas y/o liquidaciones correspondientes a sistemas de pago mediante concentradores y/o agrupadores de pago (Administradores de Sistemas de Pagos).

Las provincias podrán adherir al sistema mediante el dictado de la normativa local correspondiente, aplicando el régimen para los contribuyentes del convenio multilateral y/o locales.

2| Aspectos positivos

  • La norma de la COMARB no crea un nuevo régimen, sino que establece un marco normativo y sistémico para que las provincias adhieran al mismo. Como todas las provincias, salvo Chubut, contemplan regímenes similares, es un buen paso para homogeneizar criterios. Actualmente, tantos los contribuyentes como los agentes de recaudación,tienen que lidiar conun complejo entramado normativo en cada provincia.

La situación ideal sería lograr unificar la totalidad de los regímenes de recaudación, no solo el bancario (SIRCREB), importaciones (SIRCAR) y tarjetas de crédito (SIRTAC), sino también los regímenes generales. Es decir, establecer parámetros homogéneos y reducir la gran dispersión de normas.

  • Para los contribuyentes del convenio multilateral se tendrán en cuenta los coeficientes de distribución a cada jurisdicción para evitar la generación de saldos a favor.
  • Los contribuyentes pueden acceder de manera ágil a la información de las retenciones sufridas en cada período.

3| Aspectos negativos

  • Un aspecto controvertido de la norma que crea el SIRTAC es el rango de alícuotas que se sitúa entre el 0,01% como mínimo y el 5% como máximo. La coexistencia de estas alícuotas con otros regímenes, por ejemplo, el SIRCREB cuya alícuota máxima también es del 5% y los posibles regímenes generales que correspondan según cada provincia, pueden generar un saldo a favor permanente al contribuyente.

En el caso del SIRPEI, la COMARB durante varios años dispuso un límite del 1,5%, en el año 2006se elevó al 2,5% y desde el 2016 se eliminó el tope. Como consecuencia hay provincias que aplican alícuotas del 3,5% en estas operaciones.

  • Puede desalentar la formalización y bancarización de las operaciones para evitar saldos a favor en aquellos contribuyentes alcanzados por alícuotas elevadas.

4| Consenso fiscal y saldos a favor

El 31 de diciembre del 2019 vencen dos compromisos que las provincias asumieron y que son fundamentales para reducir el flagelo de los saldos a favor. Uno de ellos consiste en que los regímenes de recaudación deben respetar el límite territorial de la potestad tributaria de las jurisdicciones de manera tal de evitar la generación de saldos a favor, y el segundo, aplicar mecanismos automáticos de devoluciones de saldos a favor que no excedan los 6 meses desde la solicitud de devolución del contribuyente.

Por otra parte, recordemos que este acuerdo fijó un cronograma de reducción gradual de las alícuotas de ingresos brutos en las principales actividades.

En este contexto, cabe preguntarnos: ¿Cuáles son las implicancias del SIRTAC, SIRCREB y SIRPEI en el Consenso Fiscal?

En base a los límites de alícuotas que fijó el Consenso Fiscal y los compromisos asumidos por las provincias para adecuar sus regímenes y devolver oportunamente los saldos a favor, es necesario que los regímenes administrados por la COMARB: SIRCREB, SIRPEI y SIRTAC, tengan coherencia con los límites fijados por el consenso fiscal. Por ejemplo, en el caso de un contribuyente clasificado como de “riesgo fiscal”, entre el SIRCREB y el SIRTAC, podría estar sufriendo detracciones de un 10 por ciento, sin considerar los regímenes generales.

Una posible solución sería que la COMARB disponga la no superposición de los regímenes SIRCREB y SIRTAC, ya que con la normativa vigente ambos regímenes funcionarán por carriles separados. Otra posibilidad es que las alícuotas de los regímenes señalados estén alineadas con la actividad principal del contribuyente y los límites fijados por el Consenso Fiscal.

A pocos meses de vencer el plazo para adecuar los regímenes de recaudación, es prioritario que los regímenes mencionados funcionen coordinados entre sí, y con los límites establecidos por el consenso para cada actividad.

Si bien en un escenario ideal no deberían existir estos regímenes de recaudación, hasta que no sea posible su eliminación total, es preferible que funcionen de manera coordinada a nivel país en el marco de la Comisión Arbitral del Convenio Multilateral (COMARB).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora