Edición Impresa

El superávit comercial fue de u$s372 millones en enero

El superávit comercial alcanzó en enero los u$s372 millones, pero el intercambio con el resto del mundo se redujo en un 16,6% a u$s8.800 millones, informó ayer el INDEC. El indicador anotó su quinto mes de saldo positivo en forma consecutiva, pero fue en un contexto en el cual las importaciones cayeron más que las exportaciones, ya que todavía se están sintiendo los efectos de la crisis cambiaria del año pasado, sumado al período recesivo en el cual se encuentra sumido la economía argentina.

En enero, las exportaciones cayeron 4,7% interanual a u$s4.586 millones, producto de una baja equivalente en los precios, ya que no hubo variación en las cantidades. Las ventas de productos primarios aumentaron 12,6%, seguidos por las de manufacturas de origen industrial (+6,5%), mientras que las de combustibles y energía disminuyeron 27,4%, revirtiendo el avance que venía registrando en los últimos meses, y las de manufacturas de origen industrial, 24,3%. En términos desestacionalizados, las exportaciones totales disminuyeron el 6,3% con respecto a diciembre.

En tanto, las importaciones se desplomaron 26,5%, a u$s4.214 millones por una baja del 0,2% en los precios y del 26,4% en las cantidades. Todo esto ante la merma que viene registrando la actividad en los últimos meses y porque el tipo de cambio real se ubicó un 25% por encima del de enero del año pasado. Las compras de bienes de capital cayeron el 41%, seguidas por las de bienes de consumo (-34,4%), las de combustibles y lubricantes (-30,6%) y las de bienes intermedios (-4,3%). El segmento que más cayó fue el de vehículos automotores de pasajeros (-57,1%). En términos desestacionalizados, las importaciones de enero aumentaron 0,7% respecto del mes anterior.

La consultora ACM destacó que “el año comienza de forma muy diferente a lo que supo ser el comienzo del año pasado. Devaluación y caída de la actividad mediante, enero comienza con un intercambio comercial positivo, hecho que no ocurría desde 2013”. Pero sostuvo que “los términos de intercambio empeoraron en enero. Si hubieran prevalecido los precios de 2018, el superávit hubiera sido de u$s587 millones”. Y estimó que “con un tipo de cambio real cercano a los niveles actuales y una actividad económica con escaso dinamismo para los próximos meses, las cantidades importadas deberían continuar su dinámica actual”. De todas formas, consideró que “la clave para el 2019 pasa por el comportamiento del volumen exportado. Esperamos un nivel de liquidaciones del campo ampliamente superior al del 2018”.

Por su parte, la consultora ABECEB manifestó que, “entendiendo que la baja en las exportaciones de enero se debió a fenómenos temporales en el rubro manufacturero, y que con el correr de los meses se irá sintiendo en la balanza comercial con mayor intensidad la recuperación del sector agropecuario (estimamos que sólo cereales y oleaginosas le sumen +6% a las exportaciones), en tanto la dinámica de las importaciones seguirá en vuelo bajo por la depreciación cambiaria y el contexto recesivo, seguimos sosteniendo nuestra expectativa de un superávit de u$s 8.500 millones a fin de año”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora