Lifestyle

Embarazadas vegetarianas y veganas necesitan suplir una vitamina

Un estudio del hospital demostró que los lactantes de madres que no consumen proteína animal tienen un mayor riesgo de deficiencia grave y compromiso neurológico por falta de vitamina B12.

Un trabajo de pediatras y médicos especialistas en nutrición del Hospital Garrahan detectó que la deficiencia de vitamina B12 es una de las complicaciones más graves de los hijos e hijas de las mujeres que siguen dietas vegetarianas y veganas sin supervisión profesional. La investigación advierte sobre el aumento de casos de niños con problemas neurológicos relacionados a la falta de esta vitamina y su relación con el incremento de dietas sin carne.

La vitamina B12, además de ser esencial, no puede ser producida por el organismo humano y se adquiere a través de la ingesta de carne, leche, huevo y, en menor medida, legumbres. Es un factor fundamental en la transmisión de los impulsos nerviosos. En el caso de que se elija una dieta que no incluya la B12 o se coma menos de una vez por semana carne o pescado “es fundamental suplir esta vitamina”, de acuerdo con los expertos.

En los últimos años la prevalencia de los casos en el Hospital Garrahan ha aumentado rápidamente: de 0,85 casos por año entre 2006 y 2013 se ha pasado a 3,5 casos por año en el período 2016-2018. El trabajo presentado por los profesionales del hospital estudia y describe a “un grupo de lactantes, hijos de madres veganas, con déficit de B12 y compromiso neurológico grave: apneas, convulsiones, hipotonía, desconexión y retraso madurativo”.

El doctor Juan Aguirre, médico pediatra especialista en medicina interna, asistente de Cuidados Intermedios y Moderados (CIM) 63 y autor principal de la investigación, afirma que “nuestro propósito es llamar la atención de los obstetras y de los pediatras para que pregunten a las madres sobre su alimentación y puedan, entonces, suplir la vitamina B12 a madres veganas y vegetarianas desde antes de la concepción y mientras dure la lactancia”.

Además, Aguirre también señala la importancia de “considerar el déficit de B12 como diagnóstico diferencial en las niñas y niños pequeños con enfermedad neurológica”. Es decir que se recomienda a los pediatras la sospecha de carencia de B12 ante casos de “deterioro neurológico sin causa aparente o la aparición de anemia megaloblástica o pancitopenia”.

Los niños estudiados fueron lactantes previamente sanos, amamantados en forma exclusiva, ninguno recibía alimentos de origen animal ni suplementos, no habían tenido complicaciones perinatológicas, sus madres no habían recibido consejería nutricional durante el embarazo ni ningún tipo de suplemento. Estos siete niños llegaron al Hospital Garrahan por síntomas neurológicos graves, como anemia megaloblástica grave y desnutrición aguda. Ante este cuadro, se realizó el dosaje de vitamina B12 a los pacientes y sus madres y se encontró que eran extremadamente bajos.

“Estos nutrientes se incorporan al bebé desde los reservorios de la madre en la gestación y durante la lactancia. Al no tener las madres veganas suficientes depósitos de vitamina B12, el niño puede presentar problemas neurológicos graves y compromiso en el desarrollo al nacimiento o durante la lactancia. No conocemos las consecuencias a largo plazo de estos niños, pero a pesar de la suplementación adecuada de los casos que tuvimos, algunos niños quedaron con secuelas” informó la doctora Marisa Armeno, médica pediatra nutrióloga del Servicio de Nutrición del hospital.

equipo garrahan.jpg

Actualmente, las madres y padres de los niños y niñas de este estudio decidieron incorporar una dieta mixta y completa a sus hijos e hijas y se suplió a las madres con B12 oral. Sin embargo, se destaca que las dietas vegetarianas planificadas y controladas son adecuadas para todas las etapas de la vida, que incluyen el embarazo, la lactancia, la infancia y la adolescencia, incorporando los suplementos dietarios necesarios. Aunque es necesario informar que en la población vegetariana, se estima, la deficiencia de B12 afecta al 62% de las embarazadas, al 25-86% de los niños y al 21-441% de los adolescentes.

La investigación fue titulada “Compromiso neurológico grave por déficit de vitamina B12 en lactantes hijos de madres veganas y vegetarianas” y realizada por los docotres Juan Aguirre, María Donato, Mariela Buscio, Verónica Ceballos, Marisa Armeno, Lucrecia Arpí y la licenciada Luciana Aizpurúa.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario