Mundo

Empantana la guerra comercial la entrada en vigor de más aranceles de EE.UU.

Se trata del 15% adicional que ordenó Washington a importaciones desde China por más de 125.000 millones de dólares. Pekín respondió gravando el crudo estadounidense y otros productos aún no detallados.

Pekín y Washington - China y Estados Unidos comenzaron a imponerse mutuamente aranceles adicionales a sus productos ayer, en un nuevo paso que intensifica su guerra comercial, pero el presidente Donald Trump dijo que siguen en pie las conversaciones de este mes entre ambos países.

Trump, a través de Twitter, afirmó que su objetivo es reducir la dependencia estadounidense de China e instó nuevamente a las empresas de su país a encontrar proveedores alternativos fuera del gigante asiático.

Una nueva ronda de aranceles entró en vigor con un impuesto de Pekín del 5% sobre el crudo estadounidense, lo que representa la primera vez que se ataca al combustible desde que las dos economías más grandes del mundo iniciaron su guerra comercial hace más de un año.

El Gobierno de Trump comenzará a recaudar el 15% de los aranceles sobre importaciones chinas por valor de más de 125.000 millones de dólares, incluyendo altavoces inteligentes, auriculares Bluetooth y muchos tipos de calzado.

En represalia, China comenzó a imponer aranceles adicionales a algunos de los productos estadounidenses en una lista de 75.000 millones de dólares. Pekín no especificó el valor de los bienes que se enfrentan a aranceles más altos a partir de ayer.

Trump, en campaña para un segundo mandato, desestimó las numerosas advertencias por las potenciales repercusiones negativas de esta medida sobre la economía y los mercados.

Según economistas del Peterson Institute for International Economics, un centro de reflexión de Washington, los nuevos aranceles afectarán a bienes por unos 112.000 millones de dólares, que se agregan a los más de 250.000 millones de dólares de productos chinos que ya han sido penalizados con gravámenes adicionales.

Una ronda final de nuevos aranceles, prevista para el 15 de diciembre, significaría que sobre fin de año la totalidad de las importaciones que provienen de China (unos 540.000 millones de dólares, si se toma en cuenta el monto de 2018) quedarán penados.

No obstante, Trump aseguró que se habían realizado contactos entre Washington y Pekín.

“No puedo decir nada, pero estamos hablando con China”, dijo. “Hay reuniones programadas, se están haciendo llamadas”, insistió. “Yo supongo que la reunión de septiembre se mantiene en pie. No se canceló. Veremos qué es lo que pasa”, agregó.

China, por su parte, no confirmó haber mantenido entrevistas o reuniones con Estados Unidos.

Desde marzo de 2018, Trump lleva a cabo una guerra de aranceles para imponer a Pekín un acuerdo que ponga fin a prácticas comerciales que Washington considera desleales, como las cuantiosas subvenciones que China concede a sus empresas estatales o la transferencia obligatoria de tecnología estadounidense.

La estrategia, hasta el momento, no resultó efectiva. Pekín se muestra inflexible y se niega a negociar bajo estas amenazas, pese a que el conflicto hizo mella en su economía.

Una nueva escalada de aranceles pone en considerable riesgo el crecimiento económico del gigante asiático, advirtió recientemente el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Detrás de China, dijo el FMI en reiteradas ocasiones, toda la economía global sufrirá un deterioro.

En Estados Unidos, la guerra comercial enlenteció la expansión de la economía, pero Trump alega que sus medidas contra China “no son el problema”.

Según el presidente, la culpa es de la política monetaria de la Reserva Federal, a la que el republicano ataca con frecuencia.

La incertidumbre sobre una finalización de este conflicto comienza a afectar a empresas que planean inversiones.

El hecho de que determinados productos chinos típicos de las compras de Navidad no sufran un aumento de los aranceles antes del 15 de diciembre sugiere que la administración Trump podría albergar ciertos temores sobre el impacto de una nueva escalada.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario