Opiniones

Emprendedores: creadores de valor social

Cinco características centrales de los microemprendedores.

Hace una década que acompañamos a microemprendedores. Este segmento socioeconómico, constituye una gran comunidad de creadores de valor social. Al recibir miles de solicitudes al Premio Citi a la microempresa, Propulsar en el que somos aliados de Citi Foundation, observamos al menos cinco características centrales en estos años.

Capacidades. Contar con 81.000 microemprendimientos en el país (Radim y Foncap, 2018), de gente que apuesta a dar servicios o crear productos con mucho esfuerzo, amerita estructurar a escala una adecuada oferta de mejoramiento de sus capacidades emprendedoras, a través de la formulación o el mejoramiento de planes de negocio, de estrategias de comercialización, de generación de alianzas. Implementar metodologías muy probadas en segmentos sociales de clase media alta a esta base de la pirámide.

Liderazgos de mujeres. Por la experiencia de Avina en América Latina sabíamos que promover, reconocer y alentar los cientos de miles de pequeños emprendimientos era simplemente revelar una fuerza social y comunitaria muy marcada, aunque no ocupe grandes espacios de difusión. En ellos, la capacidad de las mujeres que los animan está fuera de duda, son responsables de liderar más del 70% de los microemprendimientos en Argentina.

Resiliencia. En un país que no logra generar ciclos largos de estabilidad económica, política y social, no es menor la persistencia de este tejido socioeconómico que se inserta obviamente más en esquemas de informalidad que de formalización, pero está receptivo a acompañar innovaciones fiscales que ayuden a respaldar mejores condiciones de trabajo.

Estructuración familiar. A lo largo de estos años pudimos ver el peso que tienen los microemprendimientos en las estrategias de cohesión familiar, donde participan dos o más generaciones del núcleo familiar. Esta característica es importante para verlos como parte importante de un eje de integración territorial que es clave en todas las ciudades argentinas.

Cumplimiento. Se ha dicho muchas veces y vale la pena insistir: la gente más pobre es la que mejor cumple sus obligaciones contraídas. El repago de un préstamo no es nada menor, más aún en el panorama crítico que este país inflacionario brinda. Ver que suele estigmatizarse a la pobreza en las redes sociales con asociaciones del tipo “pobreza-asistencialismo-vagancia” violenta a todas estas mujeres y hombres que han puesto en primer lugar el trabajo y el cumplimiento de las deudas contraídas para salir adelante.

La tarea sigue: se ha mencionado que hay un nivel aún mayor de personas (más de 4 millones hasta el año pasado) que no cuentan con acceso financiero. Esto representa un buen desafío para la gestión pública y privada.

(*) Director de Negocios y Finanzas Sostenibles de Avina y exjurado del Premio Propulsar

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario