Empresarios blindan baja de Ingresos Brutos en las provincias
Advierten sobre los riesgos que implicaría una marcha atrás en el esquema que acordó el Gobierno con los gobernadores en noviembre pasado. Guiño de Nación, ayer, tras cumbre con mandatarios.
ón y las provincias por la letra chica del Presupuesto 2019, desde el sector empresario de distintos puntos del país salieron en los últimos días a advertir -casi a modo preventivo- que un potencial freno a la rebaja gradual de Ingresos Brutos acordada en noviembre de 2017 entre Mauricio Macri y los gobernadores tendría un impacto "fuertemente recesivo" en la actividad económica.

La arenga sectorial se produjo en la previa a la febril jornada de ayer, que incluyó una doble reunión de gobernadores : de la oposición con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y luego de todos los mandatarios con el Presidente.

De allí brotó una consigna que llevó -a priori- tranquilidad al empresariado, y que implica un punto para la Casa Rosada y un revés para muchos mandatarios. "Se mantendrá la rebaja de Ingresos Brutos, que es un impuesto muy distorsivo, y se posterga la rebaja de Sellos por un año", dijeron desde despachos nacionales a Ámbito Financiero.

Horas antes, uno de los pronunciamientos empresarios más fuertes había brotado desde el influyente Grupo de Entidades Empresarias de Córdoba (G6).

"A menos de un año del acuerdo, vemos con profunda preocupación que se esté poniendo en duda el cumplimiento del Consenso", advirtieron, e hicieron foco en que "la reducción gradual de Ingresos Brutos establecida es fundamental para el sector productivo".

Bajo esa lectura, la entidad remarcó que "suspender el cronograma de reducción de impuestos será un factor profundamente recesivo, que aumentará la presión que ya tienen las empresas para sostener la producción y los servicios y, por lo tanto, la marcha de la economía, especialmente por su impacto en la generación del empleo".

Bajo la misma preocupación, autoridades de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) le pidieron el lunes a Macri -en la Casa Rosada- que "no ceda ante la presión de los gobernadores en la negociación por la Ley de Presupuesto, porque necesitamos bajar la presión fiscal que nos está asfixiando".

Desde el sector automotor, en tanto, un directivo de una marca con fábrica en el país indicó a este diario que si se freezara el esquema de bajas sería "una pésima noticia". Si bien provincias como Santa Fe y Córdoba han decidido eliminar el pago de Ingresos Brutos a las terminales automotrices, las empresas sentirían en ese caso el impacto. "Afectaría la comercialización de vehículos y a una parcialidad de la cadena de proveedores; altera el programa de progresiva eliminación de impuestos distorsivos y se da un efecto cascada", remarcaron. "La actividad privada seguiría pagando al festival de gastos de la política", disparó, por su parte, un empresario vitivinícola.

Agobiados por los ajustes en remesas nacionales 2019 derivados del acuerdo de Argentina con el FMI, los gobernadores pidieron a Nación frenar la rebaja gradual de Ingresos Brutos para esquivar una mayor merma en las recaudaciones provinciales, que ya reciben el impacto del retroceso en la actividad económica tras la megadevaluación.

"Estamos tratando de preservar la reducción de Ingresos Brutos, un tributo que golpea al sector productivo", aseguró ayer sin embargo Frigerio, al salir de la cumbre con gobernadores de la oposición en el CFI. Una aspiración que con el correr de las horas terminó por reafirmarse.

Una marcha atrás en el esquema de menor presión en Ingresos Brutos -resaltan- hubiera golpeado de lleno al sector empresario, en un escenario de por sí complicado.

"El estado actual de emergencia económica, la inestabilidad de los factores como inflación, tipo de cambio, tasas de financiamiento, entre otros, ya son golpes que ponen en jaque el aparato productivo", graficaron desde el G6 cordobés, que aglutina a la Bolsa de Comercio, la Cámara de Comercio, la Cámara de Comercio Exterior, la Cámara Argentina de la Construcción, la Federación Comercial y la Unión Industrial.

Los seis coinciden en que el Acuerdo de Consenso Fiscal "marcó un rumbo claro y predecible de la política tributaria".

"En el espíritu del Consenso Fiscal se encuentra una apuesta a un esquema tributario subnacional más progresivo y eficiente, que busca la sustitución parcial de Ingresos Brutos por tributos patrimoniales", sostiene, en sintonía el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF).