Edición Impresa

Empresas gastan menos en fiestas de fin de año, pero igual celebran

ACTUALIDAD - Hacer un evento hoy cuesta un 40% más que el año pasado. Las empresas ajustaron sus presupuestos, pero en cantidad se harán igual o más fiestas que en 2015.

Los organizadores coinciden: "Es un derecho adquirido". La fiesta de fin de año en las empresas se ha vuelto casi imprescindible para cerrar el ciclo. Aunque en 2016, como todos los rubros de la economía, también sienten el golpe por el aumento del 40% en los costos, que incluyen alquiler del salón, catering, música, ambientación, y contrataran bandas o celebridades. Es por eso que pese a que en cantidad no se registra una disminución, sí se redujeron los presupuestos y se demoró más en confirmarse.

Según un relevamiento de la consultora Hidalgo & Asociados el 78% de las empresas encuestadas hará algún tipo de evento, lo que representa una baja del 4% con respecto al año anterior. Sin embargo, muchas han cambiado la fiesta "a todo trapo" por otras opciones más económicas, hacerlas exclusivamente para sus empleados o solo para clientes. Los organizadores estiman el costo por persona entre $1.000 y $4.000, y en promedio están invirtiendo este año unos $2.000. Contratar a una celebridad cuesta entre $75.000 y $150.000, aunque hay opciones por debajo y por encima de esas marcas.

Sergio Ventura, director of sales and marketing en MCI Group, comentó a Ámbito Biz: "En relación con el año pasado, en cantidad hay igual o un 10% más fiestas. Lo que hay es menos inversión en función de son más caras hacerlas, un 30% más". "Así como las empresas redujeron ventas, también redujeron inversión", explicó y aseguró que entre un 40 y un 50% mantuvieron el presupuesto, y el resto, al menos en su caso, redujo en especial para sus trabajadores, aunque no para sus clientes.

"Hacer la misma fiesta hoy sale el 40% más que el año pasado. Pese a ello la cantidad no bajó respecto del año anterior. Lo que se visualiza es un cambio en muchas compañías en la modalidad de festejo", agregó Marcelo Gordín, director de Énfasis Motivation Company. Muchas empresas han optado por hacer las celebraciones para menos colaboradores, en boliches, en lugar de salones, modificar los menús por alternativas más económicas, o incluso han aumentado los familiy day. Según el sondeo de Hidalgo esa última opción representa un 10% del total de eventos, que sigue liderado por la fiesta nocturna con un 60%. Completan la torta los almuerzos (16%), brindis en el lugar de trabajo (6%), otros (6%), y festejo segmentado por área o departamento (2%). "No es que estén haciendo menos, sino que se están adaptando a la nueva realidad", añadió Gordín.

Otro dato que muestra a las claras que las fiestas de fin de año no estuvieron ajenas a los coletazos de la crisis es la demora en confirmar la realización de los eventos. Hasta el año pasado, la planificación y el cierre de las contrataciones se hacían cerca de julio o agosto, pero esta vez recién se concretaron en las últimas semanas.

TENDENCIAS

En lo que se refiere a ambientación y temática de los eventos no son ajenos a las tendencias que se desarrollan en la sociedad: tecnología y sustentabilidad. En el primer caso se imponen la utilización de pantallas led, realidad aumentadas, y cabinas de DJ lookeadas, entre otros agregados.

"Hoy en día todos los eventos tienden a ser sustentables. El evento sustentable no debe ser una moda, sino una forma de habitual de trabajo. Debemos siempre considerar el medio ambiente y lo podemos hacer de diferentes maneras", comentó Diego Feldberg, CEO de Dafing Group.

Algunos ejemplos son evitar el exceso de alimentos; cuidar y valorar los espacios verdes; tener en cuenta el consumo eléctrico; concientizar acerca del reciclado; eventos "libres de humo", entre otros.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario