Edición Impresa

En campaña: Larreta sin votos de Lousteau ni para rejas de plaza

El oficialismo porteño arrancó el ciclo legislativo en soledad. Ayer fue una muestra del clima electoral, con votación de dos leyes (suaves) aprobadas exclusivamente por la bancada Vamos Juntos (Cambiemos light en Capital).

No parecía para tanto, aprobar el proyecto de Horacio Rodríguez Larreta que legalizará las rejas ya colocadas en la Plaza de Mayo, como tampoco la iniciativa para mejorar la terminal de Retiro, pero el clima de campaña, aún sin rivales fuertes para el jefe de Gobierno, parece ya dominar el recinto de la Legislatura porteña.

Ayer, con votos exclusivos del bloque oficialista Vamos Juntos, que conduce Agustín Forchieri, se aprobaron los dos proyectos, rechazados por la oposición y también por el bloque Evolución que integra el radicalismo y se referencia con Martín Lousteau, es decir los integrantes de Cambiemos que podrían competir otra vez contra Larreta.

El proyecto de Plaza de Mayo fue enviado por el jefe de Gobierno para remediar una orden judicial de quitar el enrejado por no estar autorizado por ley como imponen las normas porteñas para áreas de protección histórica. Se trata de las rejas que reemplazaron al vallado que comenzó a colocarse en 2001 para frenar manifestaciones. En 2018, con un conjunto de modificaciones en la Plaza de Mayo, el Gobierno porteño colocó una reja permanente, pero luego una ONG presentó un amparo. La Justicia declaró ilegal el cerco y ordenó retirarlo, pero Larreta busca legalizarlo. Sin embargo el debate seguirá, ya que el mecanismo de este tipo de normas es la aprobación inicial de ayer, el paso por audiencia pública y luego una segunda sanción, que es la definitiva, por lo cual el debate seguirá. Inclusive, la Comisión Nacional de Monumentos, Bienes y Lugares Históricos consideró que el enrejado en mitad de la plaza “implica una división física permanente que fragmenta la lectura integral de este espacio público” y “es contrario a la preservación patrimonial, cultural y social”.

De Evolución, la legisladora Inés Gorbea dijo en el recinto que ese tipo de temas deberían ser sometidos a acuerdos políticos y criticó la actitud oficial de tomar decisiones inconsultas.

Del kirchnerismo, Javier Andrade aseguró que “el proyecto de las obras debería haber pasado por la Legislatura, y no solo lo de las rejas, ya que la ley de Planeamiento Urbano dice que en el espacio propio de la plaza solo se permiten trabajos de conservación y mantenimiento de los elementos preexistentes, y fueron mucho más allá al realizar modificaciones que exceden este marco, como la sustitución del mástil, el cambio del diseño estructural de la plaza, o la remoción de baldosas”.

El bloque oficialista tampoco contó con adhesiones para la norma que crea el marco normativo urbanístico y aprueba un convenio entre la Nación y la Ciudad de Buenos Aires que permite reformas en la Estación Terminal de Ómnibus de Retiro (ETOR).La ley otorga permisos de uso para la zona y contempla la apertura de una calle para la conexión con la Villa 31, emprendimientos hoteleros y locales comerciales, entre otros en el entorno de la estación.

Del bloque peronista (BP), María Rosa Muiños planteó objeciones en el recinto por lo que consideró la falta de especificaciones y detalles respecto de las obras que se van a realizar , pero aclaró que apoyaba “la puesta en valor, modernización y ampliación” de la Terminal.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora