Información General

En qué consiste el procedimiento cardiológico al que se someterá Mick Jagger

Al artista le practicarán una técnica mínimamente invasiva para tratar la obstrucción de su válvula aortica, una patología que afecta al 5% de la población mundial y al 10% de los mayores de 60 años.

El cantante británico Mick Jagger (75) se someterá esta semana a un procedimiento en el que le reemplazarán la válvula aórtica debido a que padece una estenosis (obstrucción) de dicha válvula, según trascendió.

Hasta hace casi 10 años atrás la única “solución” a la obstrucción de la válvula aórtica y la insuficiencia aórtica severa era la cirugía “a cielo abierto y con el corazón parado”. Sin embargo, a partir del surgimiento del implante percutáneo de válvula aórtica -conocido como TAVI (por sus siglas en inglés)- los pacientes pueden acceder a un tratamiento mínimamente invasivo que se realiza con anestesia local y sedación, lo cual permite disminuir los días de hospitalización y evitar las posibles complicaciones de la anestesia total. Esta novedosa opción terapéutica será la que le practicarán a Jagger.

Si bien en sus comienzos la técnica estaba reservada a pacientes añosos de alto riesgo, su indicación se fue extendiendo gradualmente a una población no tan comprometida y de menor edad, sobre todo a partir de los resultados obtenidos en el estudio “Partner 3”, de reciente publicación.

La estenosis de válvula aórtica, o estenosis aórtica, ocurre cuando la válvula aórtica del corazón se estrecha. Este estrechamiento evita que la válvula se abra por completo, lo cual obstruye el flujo sanguíneo desde el corazón a la aorta y luego al resto del cuerpo.

Entre los principales síntomas de la estenosis aórtica se encuentran: dolor de pecho, desmayos, fatiga, inflamación de las piernas y falta de aire. También puede producir insuficiencia cardíaca y muerte súbita cardíaca.

Cómo se realiza

Durante el implante percutáneo de válvula aórtica, los médicos acceden al corazón a través de un vaso sanguíneo de la pierna o a través de una pequeña incisión en el pecho, donde se ingresa con un catéter. Mediante técnicas de imágenes avanzadas, los médicos guían el catéter a través de los vasos sanguíneos hacia el corazón y la válvula aórtica.

Una vez que está ubicado con precisión, se expande un balón para presionar la válvula de reemplazo e introducirla en el lugar de la válvula aórtica del paciente. Algunas válvulas pueden expandirse sin el uso de un balón. Una vez que la válvula de reemplazo está fijada en su lugar, se retira el catéter del vaso sanguíneo o de la incisión del pecho.

TAVI: pros y contras

Si bien es un procedimiento que se está empleando cada vez más y que en la Argentina hay muchos centros de alto nivel que ya lo realizan, debido a los altos costos y los riesgos de complicaciones (por ejemplo, la necesidad de colocar un marcapasos) todavía no es un procedimiento cuya indicación se extienda a todos los pacientes con estenosis aórtica severa sintomática.

Como ventaja se encuentra el hecho de que es un procedimiento mucho menos complicado que el de una cirugía de reemplazo aórtico, la internación es más corta, la anestesia es local y el paciente no necesita quedar anticoagulado, como sucede cuando las válvulas se implantan quirúrgicamente. El TAVI presenta un riesgo de muerte del 3% y de ACV del 2%.

Según un informe realizado por la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC) hasta agosto último ya se habían realizado en el país más de 1.000 TAVI. “Es un procedimiento extraordinario que ha modificado sustancialmente el tratamiento estándar y ha bajado el riesgo”, subrayó el doctor Jorge Tartaglione, presidente de la Fundación Cardiológica Argentina (FCA).

Por la Fundación Cardiológica Argentina (FCA), con el asesoramiento del Dr. Francisco José Toscano Quilon, médico cardiólogo (MN 95.358), miembro de la FCA.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario