Economía

En todos los frentes, la palabra es "incertidumbre"

…que, como el resto de los sectores empresarios, y más aún los de producción “tangible”, el campo está en un tembladeral económico y financiero, en el peor momento del año, es decir, justo cuando se deberían iniciar las principales inversiones productivas del año, que son las que se corresponden con la siembra de los granos gruesos (maíz, soja, girasol sorgo, entre los principales). Y es justo en este momento cuando no se sabe cuál puede llegar a ser el nivel del dólar, qué porcentaje de quita por retenciones puede haber, cuál va a llegar a ser el costo del dinero, cómo puede escalar el conflicto internacional entre China y los Estados Unidos que repercute en las cotizaciones de los principales commodities o, ni siquiera, si el clima local va a acompañar (como lo hizo el año pasado), para lograr muy buenos rindes, aunque el nivel de inversión en los cultivos no llegue a los niveles más altos. En semejante contexto, la seguidilla de reuniones que se dieron esta semana con casi todos los candidatos (con o sin chances) a ocupar la presidencia de la República a partir del próximo 10 de diciembre, no tienen mayor trascendencia que la “anécdota”. Es que siguiendo el gran Teorema de Baglini (acerca de que la audacia en el nivel de declaraciones de un candidato es inversamente proporcional a sus chances de ganar las elecciones) ninguno de los miembros de la actual Mesa de Enlace que, juntos o separados, se fueron reuniendo desde el presidente Mauricio Macri, hasta su principal competidor hoy, Alberto Fernández, pasando por Roberto Lavagna, o José Luis Espert, entre otros, se puede llamar a engaño acerca de las declaraciones y/o supuestos compromisos de los candidatos, ya que todos dijeron lo que supuestamente el campo quiere escuchar, y ninguno arriesgó mínimamente la posibilidad de perder algún voto adelantando medida antipáticas para el único sector capaz de generar hoy recursos genuinos.

… que, así, mientras se espera que la tormenta de Santa Rosa corte la sequía que en varias regiones ya está jaqueando al trigo y, en otras, impidiendo avanzar con la siembra de granos gruesos, los empresarios del sector rehacen aceleradamente sus números ya que, de lo que decidan hoy depende en buena medida lo que se cosechará a partir de marzo-abril del año próximo. Con esto en claro, hasta los más anti-campo, como Roberto Lavagna, que en su momento (en pleno kirchnerismo) mandó al sector a hacer su propio partido político y votarse, ya que no estaban de cuerdo con sus políticas de entonces; se mostraron “dialoguistas” con el sector. También Fernández (Alberto) hizo lo propio, aunque nadie olvida en el agro que él formaba parte del Gobierno que llevó al país a las mayores pérdida productivas que se tenga memoria, o ni el propio Macri, que con marchas y contramarchas respecto de las medidas del campo se olvida que, como otros varios, recibió gran ayuda de este sector en el arranque, y podría volver a necesitar “aportes” extra. Lejos de todos estos vaivenes, en el campo se definen hora a hora los tantos y ya comenzaron las correcciones. Es que mientras el trigo está todo sembrado, con una superficie apenas superior a la del año pasado, en los cultivos gruesos puede haber cambios significativos de soja en detrimento del maíz que es más caro de producir, y que el clima está forzando a atrasar su siembra. Si esto se consolida, es probable que la caída del área sojera sea inferior a la esperada, mientras que en maíz ocurriría lo contrario. Así, el ingreso de divisas que podrá esperar el próximo presidente de la República, puede ser inferior a los obtenidos por los 147 millones de tonelada de la última campaña, y eso si el clima se acomoda y regulariza a partir de ahora. Pero, además, está el conflicto entre los Estados Unidos y China, que pueden seguir pesando sobre las cotizaciones de Chicago, agregando otro interrogante a la cantidad de divisas genuinas por exportación que puede alcanzar la Argentina dentro de 6 meses, muy alejadas todavía de las 160 millones de toneladas que debería estar produciendo ya el campo argentino, si las condiciones fueran estables y claras.

… que, mientras en el interior crece la preocupación también por la cantidad de incendios espontáneos (sumatoria de seca, y heladas) en varias localidades, algunos siguen comentando la obvia “desarticulación” del supuesto Decreto que iba a definir el controvertido tema de la propiedad intelectual en semillas que lleva casi una década sin que se pueda lograr su avances parlamentario, o las razones para que un exAgricultura como Felipe Solá haya hecho declaraciones tan urticantes respecto del precio del trigo y a la Junta Nacional de Granos, temas todos que él conoce perfectamente. La conclusión de varios fue que, aunque algunos se sorprendieron (mal) con sus dichos, una parte mucho mayor lo tomó bien y, en todo caso, logró algo para nada menor: por un par de días alcanzó un nivel mediático récord, lo cual no es un tema menor tratándose de candidatos en campaña. En medio, las internas de entidades, y la lista de los pretendientes a ocupar cargos en el nuevo gobierno (sea cual fuere el signo) siguen en expansión, como si no hubiera temas más serios para ocuparse.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario