Deportes

En una noche especial, Estudiantes vapuleó a Independiente en La Plata

El "Pincha" ganó 3 a 0 con goles de Ángel González, Diego García y Enzo Kalinski. Hubo sentidos homenajes para José Luis Brown y Oscar Malbernat, ídolos locales fallecidos por estos días.

Estudiantes jugó un gran partido y vapuleó a Independiente en La Plata por 3 a 0 en un encuentro muy sentido para la parcialidad local, que despidió a sus glorias José Luis “Tata” Brown y Oscar “Cacho” Malbernat, ambos fallecidos en las últimas semanas, con sentidos homenajes

El cotejo fue el último de la tercera fecha de la Superliga y se disputó en el estadio “Ciudad de La Plata” de la capital bonaerense. Ángel González, a los 2 minutos de la segunda etapa, inauguró la cuenta para el conjunto de Gabriel Milito, en tanto, Diego García, a los 27, y Enzo Kalinski, a los 44 del mismo período, le pusieron cifras definitivas al marcador.

Tras un primer tiempo que lo tuvo como ligero dominador, en el complemento el "Pincha" borró de la cancha a su desconocido rival y consiguió una ventaja acorde a sus merecimientos.

Embed

La urgencia que tiene la formación de la ciudad de las diagonales por incrementar su algo devaluado promedio halló correlato en el audaz planteo pergeñado por el técnico Gabriel Milito ante un"Rojo" que buscaba recuperarse tras la eliminación sufrida en la altura de Quito en la Copa Sudamericana.

Lejos de amilanarse por los nombres rutilantes que colocó en cancha Sebastián Beccacece, el local ejerció un ligero predominio en la primera etapa que no se tradujo en la red debido a una inocultable carencia de profundidad pese a disponer de mayor tiempo del balón.

Un "Rey de Copas" partido y sin volumen de juego, resultó presa fácil de un "Pincharrata" algo más pragmático y resolutivo.

Con un buen trabajo de su línea de volantes y mostrando una defensa muy bien escalonada, Estudiantes encontró en los camarines la respuesta a su falta de profundidad de la primera mitad con el ingreso de Estévez, quien apenas a dos minutos de su estadía en cancha despidió un furibundo remate que sorprendió a Campaña, quien tras dar un innecesario rebote a su izquierda le permitió al solitario Ángel González enviar el esférico a la red.

Un desencajado Beccacece intentó cambiar su timorato esquema inicial a partir de un masivo adelantamiento que no le dio resultado al abusar del pelotazo frontal con una defensa bien plantada y teniendo en cancha a jugadores con buen pie aptos para poner en práctica otro tipo de estrategia.

El tanto de García, tras una definición cruzada después de una cesión de Mura, dejó al conjunto de Avellaneda en estado casi catatónico: sin reacción, procuró descontar solo apelando a un rapto de inspiración de algunos de sus mejores intérpretes pero nunca logró comprometer al inadvertido Mariano Andújar en los noventa minutos.

Un Estudiantes con la autoestima por las nubes tuvo la chance de incrementar la diferencia antes de la cinematográfica conquista postrera, aprovechando el descontrol de su confundido oponente mediante algunos contragolpes mal terminados pero que en definitiva no hicieron más que reflejar una absoluta falta de equivalencias entre un equipo seguro de sus fuerzas y otro que se retiró envuelto en un mar de dudas.

El soberbio gol de Kalinski casi sobre la expiración del tiempo reglamentario tras una lujosa chilena desde fuera del área y ante la pasividad de la zaga visitante que incluye a su hoy amodorrado guardavallas, no resultó más que la "frutilla del postre" para una actuación convincente del mejorado elenco del "Mariscal", en desmedro de un "Diablo" que dio un notorio paso en falso en la fría noche platense y que le exigirá a su hiperquinético orientador táctico un serio replanteo en su estrategia a futuro.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario