Ambito Nacional

Encienden cuarto pueblo solar en Jujuy

La localidad de San Francisco, situada en el departamento de Santa Catalina, al norte de Jujuy, se convirtió ayer en el cuarto pueblo de la provincia en contar las 24 horas con energía obtenida del sol, a través de un sistema innovador que combina distintas tecnologías, sin precedentes en el país.

La energía se obtendrá a través de una planta fotovoltaica inaugurada este mediodía, beneficiando a unas trece familias y a una escuela primaria que funciona en el pueblo, que fue incluido junto a otros ocho en un programa de inversiones encarado por la empresa distribuidora de energía eléctrica provincial Ejesa junto con el Gobierno jujeño.

“Cada vez mejoramos más la tecnología, van a tener que venir a aprender de nosotros cómo un pueblo se puede abastecer del sol a través de paneles y de acumular energía en baterías de litio”, dijo el gobernador Gerardo Morales al encabezar la inauguración de la planta, que se inició con una ceremonia de agradecimiento a la madre tierra.

El mandatario provincial señaló que “todo el trabajo forma parte de una decisión política de convertir Jujuy en una provincia verde”, por lo que con Ejesa se ha “constituido una asociación hacia el desarrollo de energías renovables”.

En ese sentido, ponderó que es una tecnología que se viene en el mundo “porque hay que cuidar el planeta, a la pachamama, el ambiente y la mejor manera de hacerlo es generando energía limpia”.

En tanto, puso en valor que la obra concretada significa también “garantizar igualdad” junto a otros trabajos desplegados de alumbrado público y la instalación de una nueva antena de conexión a internet para la escuela, permitiendo que haya Wi-Fi público.

Por otro lado, el gerente general de Ejesa, Ernesto Vaccaro, destacó la innovación tecnológica del proyecto con acumulación en baterías de ion-litio sobre lo cual “no había mucha experiencia a nivel mundial”.

Rescató además la posibilidad de aprovechar “dos recursos fundamentales que tiene Jujuy: el sol y el litio”, en una innovación “al servicio de la gente, generando mejor calidad de vida”.

En esa línea, Bernardino Sánchez, referente de la comunidad, y la directora de la escuela del lugar, Maria Elena Córdoba, coincidieron en su “felicidad” y “orgullo” por la obra concretada, al tratarse San Francisco de un pequeño pueblo puneño, situado a más de 3900 metros de altitud.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario