Edición Impresa

Entró en concurso la transportista de los Romero de Corrientes

Ersa Urbano SA maneja líneas de colectivos en ocho provincias. Dijo que fue afectada por la devaluación, las tasas de interés y la baja de subsidios.

La empresa de autotransporte de pasajeros Ersa Urbano SA informó que entró en concurso preventivo de acreedores. Maneja varias líneas de colectivos en diferentes puntos del país. Entre otras, la 140 y la 133 en la Ciudad de Buenos Aires, que -según la compañía- no verán afectado su funcionamiento.

La denominación formal de la compañía es Empresa Romero SA, ya que es propiedad del empresario correntino Juan Carlos Romero, primo de Raúl Tato Romero Feris, exintendente y gobernador de Corrientes. Tiene actividades distribuidas en Corrientes, Santiago del Estero, Chaco, Santa Fe, Córdoba, Buenos Aires, Entre Ríos y en la Ciudad de Buenos Aires. Y también en Uruguay y Paraguay.

De acuerdo con la comunicación oficial, la situación a la que se llegó fue consecuencia de una fuerte crisis financiera producto de la “devaluación, la suba de costos operativos por la inflación y el atraso tarifario”.

La empresa aclaró que seguirá operando al menos por ahora en las ciudades donde tiene presencia. Pero ya decidió cesar su actividad en la ciudad de Santiago del Estero, la cual representaba un 8% del total de sus operaciones de transporte urbano.

Las decisiones, dijo la firma en una solicitada, tienen por objetivo “proteger el trabajo de 4.232 personas y familias, que de manera directa trabajan en la empresa y garantizar la continuidad y regularidad del servicio en distintas jurisdicciones del país”.

La sociedad tiene otras subsidiarias que no se verían afectadas por el concurso preventivo ya que funcionan como sociedades independientes y “autosustentables”, según aclaró la firma.

Se refiere, en concreto, a sus negocios en transporte de larga de distancia, saneamiento ambiental, transporte de cargas a granel y fluvial (Cacciola), entre otros. Esto incluye también el alquiler de autos, ya que es representante en Argentina de la rentadora internacional Avis.

Al explicar la nueva situación, Ersa aseguró que en los últimos años realizó “un proceso de innovación e inversión” que “ha sido afectado por diversos factores económicos”.

Y enumeró “una suba del tipo de cambio de más del 100%, un fuerte incremento de la tasas de interés y el severo aumento de los costos operativos, lo cual se sumó a la disminución en los subsidios y la baja de ingresos por la menor cantidad de pasajeros transportados”.

Esas causas sumadas al “atraso tarifario del año 2018” conformaron para la compañía un cuadro de situación “que impide atender adecuadamente obligaciones oportunamente asumidas”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario