Política

Es la hora de los acuerdos políticos

El Gobierno ha concluido las negociaciones con el FMI, con el propósito de recibir la ayuda necesaria para afrontar las crecientes dificultades financieras, asociadas con la suba de la tasa de interés en los Estados Unidos y las crecientes presiones del mercado para devaluar el peso. Acudir al FMI no es ninguna novedad en Argentina, si bien el país había cancelado todas sus deudas con esta institución en los primeros años de este siglo. En esta coyuntura no podemos dejar de tener en cuenta el panorama económico y social, caracterizado por un escaso crecimiento productivo que ha impulsado el gran crecimiento de la pobreza en los últimos años, y se ha convertido en un fenómeno grave ya que la gran mayoría de la gente pobre hoy son en Argentina verdaderos excluidos sociales.

Es preocupante observar que desde hace ya varias décadas que la economía de nuestro país viene retrocediendo en América Latina; hasta mediados del siglo pasado nuestra economía era la mas grande de toda la región cuando Brasil nos desplazo al segundo lugar, por su parte México nos desplazó al tercer lugar en la década del setenta. En un futuro no tan lejano el PBI de Colombia podría desplazar al nuestro al cuarto lugar. Nuestro escaso crecimiento productivo ha impulsado el gran crecimiento de la pobreza en los últimos años, y ya se ha convertido en un fenómeno muy grave ya que la gran mayoría de la gente pobre hoy son en nuestro país verdaderos excluidos sociales. Hemos perdido el liderazgo educativo en América Latina, que caracterizo a nuestro país durante gran parte del siglo XX. La desnutrición infantil más el bajo nivel educativo de más de la mitad de los niños y adolescentes son problemas que no podemos ignorar, y cuya superación exige un amplio acuerdo político que deje atrás las apetencias propias de la lucha por el poder.

Al mismo tiempo que nuestro PBI era uno de los que menos crecía en América Latina, nosotros consolidábamos nuestro liderazgo inflacionario, disputado en los últimos años únicamente por Venezuela. Nuestro muy bajo crecimiento productivo era la consecuencia lógica de nuestra pobre acumulación de capital productivo con escasas inversiones, así debilitamos la creación de nuevos empleos "productivos". Incidió negativamente en este proceso la alta magnitud de nuestro déficit fiscal (nacional y provincial) que pulverizó nuestro ahorro nacional neto. Todos los países latinoamericanos, nuevamente con la excepción de Venezuela, registran niveles de ahorro nacional notablemente superiores a los de nuestro país. El ahorro anual en estos países es nada menos que un cincuenta por ciento mayor al nuestro.

No hay en nuestro futuro muchas alternativas realmente eficaces, ya que si queremos abatir la pobreza, tenemos que expandir aceleradamente el PBI, para ello necesitamos mas inversiones realmente productivas, no aquellas propias de los posicionamientos financieros, mejor educación con igualdad de oportunidades para todos y expansión de las exportaciones. Las oportunidades son muchas, ya que nuestro país tiene una rica dotación de recursos naturales, que pueden ser explotados respetando las normas para preservar el medio ambiente. Pero si no reducimos en Argentina el enorme déficit fiscal, y así aumentamos el ahorro nacional, es muy difícil que esto pueda ocurrir, ya que no podremos abatir los actuales niveles de inflación. Concluyamos con la siguiente reflexión: la tarea que enfrentamos todos los que habitamos este suelo es muy grande, es hora de comenzar a dejar atrás las estériles rencillas sobre el pasado y ponernos de acuerdo sobre el porvenir. Esta negociación con el FMI, de por sí sola difícilmente podrá abrir una nueva etapa de crecimiento, ya que sin grandeza política, tanto por parte del oficialismo como de las fuerzas opositoras, que permita prestar atención al futuro será muy difícil retomar el perdido sendero del crecimiento económico y social. La tarea no es fácil, pero no tenemos otra alternativa.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario