Edición Impresa

¿Es un fenómeno puntual o un escenario emergente?

Las playas del Caribe se han visto invadidas por miles de toneladas de algas, produciendo millonarias pérdidas económicas para el turismo y la pesca. Las más recientes investigaciones han comenzado a clarificar una compleja red de relaciones ambientales detrás de esta nueva y silenciosa marea dorada.

Los sargazos son un tipo particular de algas pardas, cuyo ciclo vital lo desarrollan exclusivamente sobre la superficie del mar. Forman un ecosistema flotante clave que proporciona refugio, área de reproducción y alimento para más de 250 especies de peces e invertebrados marinos. Abundan en el temido Mar de los Sargazos, que los navegantes trataban de evitar pues la falta de viento significaba una muerte segura.

El estudio de la diversidad de sargazos junto con información satelital permitió ubicar el origen de las grandes masas de algas en la costa norte del Brasil, desde donde eran transportadas por las corrientes costeras hacia el Caribe. Las últimas investigaciones sobre las posibles causas de este increíble crecimiento apuntan a la creciente disponibilidad de nutrientes en el océano a partir de los años 2009-2010, y que podría provenir de varias fuentes.

Las grandes inundaciones del Amazonas y el Orinoco aportarían nutrientes provenientes del uso agrícola y de la contaminación industrial y urbana, favorecidas por la masiva deforestación y por las intensas temporadas de huracanes. Desde la costa africana, los nutrientes provendrían tanto de surgencias de aguas profundas del océano como de inundaciones del río Congo. Este complejo sistema sería el responsable de la formación de un inmenso cinturón transatlántico de sargazos que, el año pasado, alcanzó los 9.000 km de largo y unió las costas africanas con el Caribe.

El cambio climático global, las variaciones cíclicas en los sistemas de lluvias tropicales y el creciente uso de fertilizantes a ambos lados del Atlántico plantean dudas si nos encontramos frente a un fenómeno puntual o frente a cambios permanentes a nivel de los ecosistemas marinos del Atlántico tropical. ¿Estaremos siendo testigos del nacimiento de un segundo Mar de los Sargazos?

(*) Biólogo marino e investigador

del CONICET.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario