Mundo

España se encierra más en su bloqueo político

Madrid - El primer y único debate electoral de cara a las elecciones del domingo en España no mostró opciones de salida al bloqueo político actual y visibilizó un giro hacia a la derecha del aspirante a la reelección, el socialista Pedro Sánchez, que hace más improbable un acuerdo progresista.

La crisis secesionista de Cataluña monopolizó casi todo el debate y fue la punta de lanza que utilizó el propio Sánchez, del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) para acercarse a los votantes de derecha, alejándose de los progresistas de Unidas Podemos, el único partido que le sigue ofreciendo apoyo.

Los tres candidatos de la derecha, el líder del conservador Partido Popular (PP); Pablo Casado, el liberal Albert Rivera, de Ciudadanos; y el ultraderechista Santiago Abascal, de Vox, atacaron al presidente en funciones haciéndolo responsable de cualquier incidente en vísperas de los comicios, cuando los independentistas planean nuevas protestas.

Sánchez contraatacó compitiendo con la dureza de la derecha, con una propuesta para recuperar como delito penal la convocatoria de referendos, algo que había eliminado el expresidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero.

La derecha, por su parte, presentó medidas represivas contra el independentismo que van desde la aplicación de la ley de Seguridad Nacional hasta la intervención de la región.

“Con las propuestas más duras compitiendo entre los cuatro no vamos a ninguna parte”, intervino Iglesias, quien le reprochó a Sánchez que tenga “complejos” en el tema catalán.

Con el pronóstico de un tercio de indecisos y un 30% de abstención, los candidatos de derecha dejaron claro que no tendrán problemas para acordar, mientras los progresistas acrecentaron su distancia. No obstante, ninguno de los dos frentes ideológicos alcanzaría la mayoría.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario