Mundo

España votó y no logró superar el bloqueo; significativa alza de la extrema derecha

La lista del ultra Santiago Abascal ganó 29 escaños en relación con abril. El izquierdista Podemos volvió a proponer al presidente interino, el socialista Pedro Sánchez, una coalición, aunque no alcanza.

Madrid - El presidente y líder socialista español Pedro Sánchez ganó sin mayoría absoluta las elecciones legislativas de ayer y la extrema derecha de Vox duplicó su representación convirténdose en la tercera fuerza en un Congreso que augura un bloqueo político persistente.

Al cierre de esta edición, con el 91% del voto escrutado, el Partido Obrero Socialista Español (PSOE) obtenía el 28% de los votos, prácticamente igual que en las elecciones de abril pasado, y perdía dos escaños, al obtener 121, sin alcanzar la mayoría absoluta (situada en 176). Segundo se encontraba el conservador Partido Popular (PP) que avanzaba del 16 al 20% (de 66 a 86 escaños).

El partido de ultraderecha Vox duplicaba su presencia en escaños al pasar de 24 a 53 (15% de los votos), convirtiéndose en la tercera fuerza política. Podemos bajaba de los 42 escaños a los 35 (11% de los votos) y su escisión Más País entrará en la cámara con 3 diputados. Mientras que Ciudadanos se hundió del 15 al 6% de los votos (57 a 10 escaños).

La participación, según datos oficiales, cayó alrededor de cuatro puntos porcentuales.

Vox, un partido antiinmigración, nacionalista y que reivindica la dictadura franquista, supo capitalizar el separatismo en Cataluña, según analistas. Su líder, Santiago Abascal, propugna “soluciones drásticas”: suspender la autonomía catalana, ilegalizar a los partidos soberanistas, y detener al presidente de la región, Quim Torra.

“Prometo que no defraudaremos a los más de tres millones y medio de españoles que nos votaron”, afirmó Abascal al celebrar que “hace once meses, no teníamos apenas representación. Hoy somos la tercera fuerza política de España con 52 diputados. Somos el partido que más creció”.

En cualquier caso no hay mayoría absoluta ni para el bloque de derechas (PP, Vox y Ciudadanos) ni para las izquierdas (PSOE, Podemos y Más País), que globalmente superan a los conservadores.

El panorama amenaza con prolongar el bloqueo crónico que atenaza la política española desde 2015, cuando la irrupción de Podemos y Ciudadanos puso fin al tradicional bipartidismo del PSOE y el PP.

Desde entonces los españoles acudieron a las urnas cuatro veces en cuatro años, dando como resultado gobiernos débiles y poca legislación en el parlamento de un país que ahora enfrenta señales serias de ralentización económica.

La de ayer fue una repetición electoral consecutiva al fracaso de PSOE y Podemos de acordar, en julio, un gobierno de coalición que habría sido el primero en estas cuatro décadas de democracia en España.

Anoche, Palbo Iglesias, líder de Podemos, volvió a instar a Sánchez a un acuerdo de gobierno. “Creo que se duerme peor con más de 50 diputados de la extrema derecha en el Congreso que con ministros y ministras de Unidas Podemos”, dijo en referencia a los repartos ministeriales, punto que congeló el diálogo entre las dos fuerzas, meses atrás.

Durante la campaña, Sánchez cumplió una de sus promesas realizadas al poco de llegar al poder en junio de 2018: exhumar los restos del dictador Francisco Franco del mausoleo donde descansaba desde su fallecimiento en 1975.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Te puede interesar

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora