Cine: el coronavirus derrumba la taquilla

Espectáculos

Antes del cierre de los complejos, la convocatoria había bajado a niveles inéditos. ¿Qué pasará con las novedades cinematográficas de peso?

La industria del cine, como tantas otras, está en alerta. Antes de la disposición nacional por la que se decretó el cierre de los complejos, las funciones locales registraron una fuerte caída en su último fin de semana. Entre el jueves y el domingo, último día en que los cines se mantuvieron abiertos, la convocatoria registró una baja estrepitosa como parte de una decisión personal que la gente adoptó y que, en definitiva, se convirtió en una orden metropolitana, provincial y nacional para cancelar todas las proyecciones.

De las casi 300 mil personas que visitaron los cines el pasado fin de semana (un número bajo para la época) a la actualidad se registró un derrumbe considerable: en el último fin de semana sólo 120 mil espectadores se hicieron presentes en las distintas pantallas dispuestas.

En primer lugar quedó Unidos, el filme de Disney alcanzó los 37.247 y llegó a 203.569 personas desde su estreno. Un número que no se moverá demasiado y que generará, de antemano, una pérdida de consideración para la producción de una película que, en la proyección internacional, contaba con números muchos más altos y que hoy intentará cubrirse de los costos de base.

En el plano nacional, la película que se verá perjudicada por el avance del coronavirus es El robo del siglo. El largometraje de Ariel Winograd llevó casi 13 mil personas y ancló en 2.027.403 espectadores, una cifra que la dejará ubicada en el puesto trece entre las películas argentinas más vistas de todos los tiempos sin poder alcanzar lo que, según datos estimativos, la iba a ubicar en el top ten.

La marcha también se detuvo para películas como Sonic y Bad Boys Para Siempre, otras de las películas con un presupuesto alto. Ambas concentraron casi 12 mil espectadores, quedando en el cuarto y quinto puesto respectivamente.

Entre los estrenos, el que mayor atracción logró fue Bloodshot. El filme que protagoniza Vin Diesel, como un soldado que revive con superpoderes, acumuló cerca de 15 mil personas. Una cifra pobre para un largometraje basado en un cómic que tuvo una producción de 45 millones de dólares y que, hasta el momento, sin mucha perspectiva, cosechó 23 M.

Grandes espías y El Precio de la Verdad llevaron menos de 4 mil personas y quedaron octava y novena, respectivamente. Estos estrenos sirven como muestra final de lo que podría suceder con cualquier filme que llegue a las pantallas una vez que el coronavirus ceda y se vuelvan a abrir los cines.

Misión Imposible 7, la remake de La Sirenita, la biopic de Elvis Presley, la cuarta entrega de Jurassic World y la última parte de Rápidos y Furiosos aplazaron su llegada al cine hasta nuevo aviso. Es lógico. Según se dio a conocer, el coronavirus le costará a Hollywood 20 mil millones de dólares. Un número, por lo menos, para tener en cuenta.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario