La sombra del coronavirus en el festival

Espectáculos

Berlín - La Berlinale no podía evitar los efectos de la expansión del coronavirus en el mundo. En principio, el festival reforzó los instrumentos de higiene personal en sus salas de exhibición y conferencias, y su personal ha sido especialmente instruido sobre cómo proceder en caso de que se reportara algún caso sospechoso. Se informó que el Instituto de Virología de Berlín y una unidad de aislamiento en el hospital Charité estaban a disposición permanente, además del contacto entre las autoridades de la muestra y el Robert Koch Institute de Berlín.

Sin embargo, el efecto mayor este año es la ausencia casi total de compradores chinos en el mercado. De acuerdo con la publicación especializada Variety, se informó que 118 visitantes que debían viajar desde China habían cancelado sus viajes y acreditaciones. De otros territorios (Suecia, Malasia, Japón, Suiza, Taiwán y Uzbekistán) las cancelaciones, que adujeron el coronavirus como motivo, alcanzaron el número de 17.

El impacto más visible impact en la Berlinale fue la supresión del Pabellón Chino en el European Film Market, la primera vez que ocurre con ese gran jugador del mercado internacional. Una delegación de ejecutivos de compañías como Wanda Pictures, Alibaba Pictures, Youku, Times Vision, New Classics Media and Enlight Pictures, organizada por la estatal empresa China Film Co-Production Corporation (CFCC), también fue dada de baja.La asociación “Bridging the Dragon” declaró que cancelaba su fiesta inaugural pero mantendría un seminario.

De todas formas, puntualizó “Variety”, más allá del problema sanitario, la débil presencia china este año en Berlín se debe a la frágil condición de su mercado cinematográfico, resultado de su crisis económica. Las últimas cifras suministradas por la Alianza China de Film & Televisión muestran que sólo 13 películas independientes fueron vendidas a los Estados Unidos en 2019.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario