Volco: "El tango sigue siendo nuestro mejor embajador cultural"

Espectáculos

Pianista y compositor, es líder de la Orquesta Metafísica. Aunque se especializó en la música rioplatense, su concierto porteño tendrá más rock.

“La diferencia entre el público argentino y el francés es la misma que hay entre las sociedades francesas y argentinas. En términos generales, los franceses son mucho más estructurados y controlados que los argentinos: no se entregan a la pasión tan fácilmente. Al mismo tiempo, sucede lo mismo con las capitales, el público en París es en general mas snob y más superado, mientras que en las provincias demuestra más su agradecimiento y se presta más a la sorpresa y al disfrute”.

Luego de siete años interpretando su música en conciertos y grabando discos, el pianista y compositor Sebastián Volco, líder del inclasificable grupo de culto Orquesta Metafísica, vuelve a tocar en la Argentina, esta vez como solista, para presentar su nuevo álbum “Civilización Demonio”. Lo hará el viernes en Hasta Trilce en un show titulado “The Volco Experience”. En diálogo desde París con este diario, Volco contó sus experiencias europeas y los detalles de su show, que definió como una “especie de mezcla entre concierto y teatro patafísico en el que tocaré temas nuevos, algunos de la Orquesta Metafísica pero en versiones sólo para piano y teclados, además de cosas orquestales con músicos invitados y experimentos, como variaciones de un tema de Pink Floyd con Samalea en bandoneón”.

El baterista y multinstrumentista Fernando Samalea, famoso por sus trabajos con artistas como Charly Garcia, es uno de los integrantes de la b anda que acompañará a Volco, junto a Pat Coria en bajo y Mariano Malamud en viola. “Quiero hacer algo distinto, ya que mi música siempre es una combinación de lo clásico, el tango, el folklore, lo experimental y mi pasión por el rock, pero esta vez quise tocar con músicos de formación mas eminentemente rockera. Con Samalea empezamos a colaborar en discos desde fines de los años 90, y cada vez que se da la ocasión tocamos en algún proyecto, como el año pasado, donde grabamos en Los Angeles en el disco de un amigo común casi punk, Tall Juan”.

Sobre las letras de sus temas, señala: “Hablan en mis palabras de los mismos asuntos que sugiero en los trabajos de la Orquesta Metafísica, el misterio de la existencia, la oscuridad y la estupidez avanzando implacables, la esperanza de que hay bondad e inteligencia en el ser humano. El sentimiento de que pese a que sólo unos pocos puedan estar más despiertos que la gran masa ciega de zombies que diseña nuestra realidad, ya que estamos cayendo juntos por un precipicio sin retorno hacia el abismo”.

En estos años en Europa, Volco grabó un disco con la Orquesta Metafísica y se presentó en vivo, tanto con el grupo como solista, en París y Barcelona. Pero en la capital francesa también se mantuvo en los ambientes tangueros, que él define como “milongas”. Según cuenta el pianista, “el mundo del tango en Francia y en el resto de Europa es algo que me sigue asombrando. Hay una pasión y un interés por el tango enormes por todos lados. Hay por lo menos dos o tres milongas en cada pueblito de Europa. El tango es un embajador argentino insuperable. Como argentino que mientras camina o espera el bondi se silba un tanguito, es sorprendente ver cómo gente de todo el mundo se interesa gracias a la danza, la música y el imaginario tanguero, por la cultura de nuestro país. También es notable ver la importancia del contexto histórico y social de estas manifestaciones artísticas, ya que una pareja bailando sin tener idea de dónde viene esta música, y de qué habla, le va a estar faltando la mitad de la película. También hay en Francia unos músicos jóvenes interesados por el tango que han logrado un nivel impresionante y que, al estudiarlo como extranjeros, llegan en algunos aspectos técnicos y teóricos mucho más profundamente que un argentino que tiene el tango en el ADN, como algo natural. Son miradas diferentes, pero el género se mantiene vivo y en movimiento”.

Volco también tiene una visión no muy optimista sobre el lugar que tiene la cultura en el mundo: “La decadencia cultural se nota en todos lados, y todo intento de expresar musicalmente los misterios de la existencia, digamos, no va a tener rating. Pero si uno está atento encuentra gente realmente creativa y el apoyo de discográficas que buscan proyectos alternativos”. Y agrega: “Si bien el mundo está en decadencia cultural por todos lados, por París pasan todos los artistas que uno se pueda imaginar, y varias veces, de modo que el que quiere puede empaparse de mucha cultura pero, como decía, el interés y el presupuesto para la cultura van en picada aquí y en todos lados”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario