Economía

Europa, China y EEUU: se va acercando la crisis crediticia



Cuando el crédito es absurdamente barato, se dan todos los abusos. Y luego de casi diez años de tasas de interés empujadas artificialmente a la zona del 0%, el mundo infló la burbuja crediticia más grande de la historia. ¿El denominador común? El otorgamiento y la toma de créditos con enorme grado de irresponsabilidad, temeridad. 

La intuición es sencilla. Si le preguntamos a un empresario (de cualquier lugar del mundo), si estaría dispuesto a tomar un crédito en dólares a una tasa del 50%, la respuesta será tajantemente negativa. ¿Por qué? Porque resulta inverosímil tener acceso a proyectos que rindan, por ejemplo un 70% como para repagar el crédito, pagar impuestos y tener saldo positivo. 

Cuando la tasa de interés es del 15%, el análisis cambia, ya que probablemente haya una amplia variedad de proyectos que tengan sentido encarar con esa tasa de interés. Naturalmente, cuando la tasa de interés a la que se puede financiar proyectos es cercana al 0%, todo el mundo querrá tomar prestado para hacer prácticamente cualquier cosa. Después de todo, con un rendimiento ligeramente positivo, el proyecto ya habrá tenido sentido. Esto es lo que viene sucediendo en el mundo. 

El primer foco de abuso crediticio está en Europa. En lo que va del año, las acciones de los bancos europeos han caído en promedio un 25%. Y eso se ha dado a pesar de que pasaron los llamados "stress tests" o "tests de solvencia". 

El principal problema de los bancos europeos es que tienen créditos en mora (non-performing loans) por un total de 900.000 millones de euros. En especial, los bancos italianos tienen créditos en mora por 190.000 millones de euros. UniCredit e Intesa San Paolo son los más expuestos. 

Como una métrica de la vulnerabilidad de los bancos europeos, vale citar una tan simple como Price-to-Book. Cualquier banco sano tiene un Price-to-Book superior a 1. Sin embargo, este ratio da 0.43 para UniCredit, 0.60 para Intesa San Paolo, 0.53 para Barclays y 0.27 para el Deutsche Bank. En contraposición JPMorgan tiene un ratio de 1.53 y Wells Fargo de 1.41. 

El segundo foco de abuso crediticio está en China. Empresas no-estatales chinas han defaulteado por un total de 83.000 millones de yuanes en lo que va del 2018. Este monto es más de 4 veces el monto del 2017 y perfila como el año récord de defaults en moneda local. 

Para contrarrestar esta situación, desde Beijing han ordenado a los grandes bancos a emitir nuevos créditos para empresas privadas. No es necesario aclarar que estas políticas de comando, nunca alcanzan los resultados esperados. 

Por último, la deuda corporativa de los EEUU también está en problemas. Con las tasas de interés ya en camino ascendente, Moody's advirtió que un número sin precedentes de bonos corporativos podrían agregarse a la categoría de "bonos basura". 

Queda a la vista que la situación empeorará mucho antes de mejorar y que esto no será para nada auspicioso con aquellos que necesiten refinanciar sus deudas, sean estos empresas, o países Emergentes como la Argentina. 

(*) Ceo de Carta Financiera

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario