Negocios

Europa impuso multa a Qualcomm por 242 millones de euros por conducta monopólica

La Comisión Europea consideró que la práctica de la compañía estadounidense intentó expulsar del mercado a su competidora Icera. Aducen que vendió chipsets por debajo de su precio de costo.

La Comisión Europea (CE) impuso este jueves una multa de 242 millones de euros a Qualcomm por vender "chipsets" (circuitos integrados auxiliares) a "precios predatorios" -por debajo del costo de producción- para expulsar a un competidor del mercado. Se trata de la segunda multa en menos de dos años luego de la impuesta en 2018 por 997 millones de euros por abuso de posición.

Con esa práctica la fabricante de procesadores buscó expulsar del mercado a la firma Icera, en un momento en que esta empresa británica se estaba convirtiendo en un suministrador "viable" de esos productos para conectividad 3G "con alto rendimiento en velocidad de datos". Este crecimiento de Icera la convertía en "una amenaza creciente" para Qualcomm.

"Los 'chipsets' de banda base son componentes clave para que los dispositivos móviles se puedan conectar a Internet", explicó la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, quien recordó que ese comportamiento es ilegal en la UE.

Vestager añadió que la venta "a clientes clave" de esos productos a precios inferiores al coste de producción por parte de Qualcomm impedía la competencia e innovación y limitaba la oferta disponible para los usuarios en el sector, informó EFE.

Al permitir a los teléfonos inteligentes y a las tabletas conectarse a redes móviles, los "chipsets" de banda base se usan para transmitir mensajes de voz y datos.

La Comisión concluyó que Qualcomm, una de las mayores fabricantes mundiales de procesadores, tuvo una posición dominante en el mercado global de esos dispositivos entre mediados de 2009 y mitad de 2011, cuando vendió ciertas cantidades de tres de sus "chipsets" de banda base 3G por debajo del coste de producción a las empresas chinas Huawei y ZTE, "dos clientes estratégicamente importantes", según Bruselas.

Este comportamiento perjudicó "gravemente" la competencia, al punto que en mayo de 2011 Icera fue adquirida por la tecnológica estadounidense Nvidia, que decidió liquidar la división de "chipsets" de banda base en 2015.

La multa de 242 millones de euros tiene en cuenta "la duración y gravedad de la infracción", representa el 1,27 % de la facturación de Qualcomm en 2018 y pretende también disuadir a las demás empresas en el mercado de llevar a cabo iniciativas similares en el futuro, explicó la Comisión.

La CE ya había multado a Qualcomm en 2018 con 997 millones de euros por abuso de posición dominante en el mercado de los "chipsets".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario