Edición Impresa

Europa y las operaciones bursátiles

El primer intento data de 2011 cuando la Comisión Europea propuso la aplicación de un impuesto a las transacciones bursátiles en los países miembros, pero no se llegó a un acuerdo. La idea era que las industrias hicieran una “contribución más justa” luego de la crisis que debieron soportar los contribuyentes asumiendo los costos de la misma.

Sin embargo, la Unión Europea (UE) en una reciente reunión en Bruselas, de la que da cuenta Bloomberg, retomó el tema.

El modelo de tributación surge de una propuesta que hicieron Alemania y Francia, la que acaban de discutir los ministros de finanzas de la UE. Los dos países impulsores de la medida la propician como un “esfuerzo para reformar la zona del euro”, motivo por el cual 10 naciones participantes decidieron avanzar en sentido positivo con el impuesto.

Argentina es un país, como otros en vías de desarrollo, que suele adoptar medidas aprobadas en otras latitudes más desarrolladas sin evaluar el contexto y la idiosincrasia de los países en que se pensó y aplica la medida, de manera que en varias ocasiones ese trasplante tributario llevó a complejas determinaciones, incluso a niveles no significativos que no produjeron el efecto recaudatorio deseado y complicando la administración.

Cuando la UE dispone medidas como éstas busca sujetos de gran capacidad contributiva. Como para tener presente, la imposición propuesta prevé una tasa impositiva de al menos el 0,2 por ciento, que se aplicaría a las adquisiciones de acciones emitidas por compañías con sede en uno de los países participantes y cuya capitalización de mercado supera los 1.000 millones de euros (1.100 millones de dólares), según lo relevado por Bloomberg.

Los países adherentes son Austria, Bélgica, Francia, Alemania, Grecia, Italia, Portugal, Eslovaquia, Eslovenia y España.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario