Economía

Expresidentes de la Fed piden a Trump respetar la independencia de la entidad

Desde la institución respaldaron la decisión de reducir intereses 0,25 pb y afirmaron que se tomó teniendo en cuenta las políticas comerciales.

Washington - Cuatro expresidentes de la Reserva Federal (Fed) exigieron ayer al presidente Donald Trump que respete la independencia de la institución, a la que el multimillonario republicano acusa de frenar la economía. En una columna publicada en el diario The Wall Street Journal y firmada conjuntamente por Paul Volcker, Alan Greenspan, Ben Bernanke y Janet Yellen, los extitulares defendieron la institución y a su actual presidente, Jerome Powell, quien es blanco constante de ataques y presiones por parte de Trump, a quien la nota alude, pero no menciona jamás por su nombre. “Como expresidentes de directorio del Sistema de la Reserva Federal, nos une la convicción de que a la Fed y su presidente se le debe permitir actuar de forma independiente y en el mejor interés de la economía, libre de presiones políticas cortoplacistas y, en particular, sin la amenaza de destitución o degradación de líderes de la Fed por razones políticas”.

Trump ha acusado al ente monetario y a su presidente de evaluar erróneamente la situación económica a fines de 2018 y de haber aumentado en consecuencia las tasas de interés en momentos en que la economía empezaba a dar señales de enlentecimiento. Fiel a su predilección por las hipérboles, Trump no dudó en afirmar que de no haber sido por el error de la Fed, el crecimiento económico hubiese duplicado el actual 2% y el Dow Jones se ubicaría 10.000 puntos por encima de su valor. Los dichos de Trump no han sido respaldados ni confirmados por ningún economista. La Fed finalmente bajó las tasas por primera vez en 11 años, pero para Trump la medida fue insuficiente y volvió a criticar a Powell.

En su columna, los exjefes de la Fed admiten que la institución puede cometer errores, pero las decisiones que toma “fueron mejores por ser el producto de evaluaciones no partidistas ni políticas, basadas en el interés económico a largo plazo en vez de motivadas por una ventaja política cortoplacista”.

También desde la Fed se respaldó la decisión de la semana pasada de reducir los intereses en 0,25 pb. James Bullard, uno de los miembros clave del Comité Monetario de la entidad, consideró que las tasas de interés se ubican “en el rango correcto”, en un nuevo mensaje de independencia respecto de la administración Trump, que reclama siempre más apoyo monetario. El banco central estadounidense ya “ha hecho mucho” para apoyar el crecimiento, indicó Bullard, presidente de la Fed de San Luis (Misuri). El funcionario había sido uno de los primeros miembros del comité en abogar por el recorte de tasas que se materializó el 31 de julio, dada la débil inflación y las tensiones comerciales, especialmente entre China y Estados Unidos.

Sin embargo, Bullard considera que la Fed “no puede, de manera realista, condicionar su política monetaria a una guerra comercial de ojo por ojo”. Tras la reducción de un cuarto de punto de las tasas la semana pasada, los mercados financieros todavía cuentan con al menos dos recortes más antes de fin de año, en momentos en que la guerra comercial ha recrudecido con el desplome de la moneda china y las acusaciones estadounidenses de manipulación del yuan. “Ya hemos tenido en cuenta que habrá mucha incertidumbre relacionada con las políticas comerciales”, dijo, y agregó que antes de decidir sobre un nuevo recorte de tasas, quieren “medir la evolución de la economía”.

Aunque Bullard abogaba por reducir el costo del crédito desde junio (fue el único que votó en contra de la decisión de dejar los tipos como estaban en la reunión del 19 de junio), ayer se mostró más cauto sobre la necesidad de continuar en la vía de más relajamiento monetario.

Señaló que la Fed claramente había “cambiado de dirección” en los últimos seis meses. “Hacer más o no” en términos de política monetaria “dependerá de los datos económicos”, insistió. Consultado sobre la independencia de la Fed, bajo constante presión de Trump para bajar las tasas, Bullard aseguró que el organismo “tomó sus decisiones como lo ha hecho siempre”.

“Siempre hay presiones políticas”, afirmó, minimizando el efecto de los tuits hostiles de Trump. Antes de cualquier ajuste futuro, “queremos ver cuál ha sido el impacto de la flexibilización que hemos decidido”, ya que la economía estadounidense se está comportando “muy bien”. La próxima reunión monetaria de la Fed será el 18 de septiembre.

Agencia AFP

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario