Espectáculos

Fábula ecologista con bruja

Esta pequeña, noble e inocente película que nos llega de la provincia de Misiones debió estrenarse en vacaciones de invierno, y así se anunciaba, porque está destinada a los niños, pero las grandes producciones la fueron desplazando ante la indiferencia del Incaa, que no le facilitó aunque sea una mínima proyección diaria en el Gaumont.

Quizás algún gerente haya considerado que era una cinta muy chiquita para mover un dedo por ella. Sin embargo tiene sus méritos. Se trata de una fábula ecologista, donde los niños enfrentan a una bruja empresaria dispuesta a devastar todos los árboles de la selva, incluso los del Parque Nacional Iguazú, total, como dice ella, “¿quién se va a enterar? Lo hacemos rápido y volamos de acá”. Al final vuela, pero no diremos de qué forma. Lo interesante es que al comienzo los niños se apoyan en la magia, pero ésta no alcanza. Son los adultos los que deben luchar, abandonando las comodidades con que la mala de la película los sedujera. Entre los buenos, otro dato interesante, aparece el Ejército Argentino.

Como mayores atractivos, cabe anotar la selva misionera con sus animales, los dibujos animados de seres míticos, flores y bichos que “interactúan” con los niños, la participación de Laura Novoa, bruja moderna, Rubén Rada, voz del mono y canciones finales, Ivan Moschner y otros rostros conocidos, aunque bastante desperdiciados. Idea y dirección, el autor de la ya lejana “Detrás del sol, más cielo”, Gastón Gularte.

“Cara sucia, con la magia de la naturaleza” (Arg.-Br., 2019); Dir.: G. Gularte; Int.: L. Novoa, I. Caminos, I. Moschner, K. Slabcow, J. Pérez Echanique, V. Krauczuk.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario