Opiniones

FaceApp: los riesgos de seguridad por las apps virales

Es nuestra responsabilidad como usuario final verificar las políticas de privacidad y asegurarnos que nuestros datos estén protegidos y no sean cedidos a terceros sin nuestro conocimiento.

En los últimos días, las redes sociales nos muestran que todos se han divertido utilizando los filtros de “FaceApp”, la aplicación que utiliza inteligencia artificial para mostrarte distintas versiones de ti mismo. Sin embargo, esta app no solo ha causado viralidad en internet sino también alerta por posibles riesgos a la privacidad de datos y el uso indebido del reconocimiento biométrico.

La ligereza en el tratamiento y protección de datos en los términos y condiciones de aplicaciones virales como FaceApp presenta un riesgo importante para los usuarios. Antes de bajar cualquier nueva aplicación en nuestros dispositivos es importante revisar las condiciones, pues, sin saberlo, podemos estar ofreciendo acceso a desconocidos a nuestros datos. Es nuestra responsabilidad como usuario final verificar las políticas de privacidad y asegurarnos que nuestros datos estén protegidos y no sean cedidos a terceros sin nuestro conocimiento.

En el caso de FaceApp, la alerta es importante pues la información biométrica de cada persona se está convirtiendo en la llave a nuestro mundo digital.

La autenticación biométrica de reconocimiento facial es ahora una tecnología doméstica regular, pues tiene el potencial de proporcionar niveles increíbles de seguridad. Por ejemplo, algunos ya lo usamos diariamente para desbloquear el smartphone. Entonces imaginemos qué sucede si ponemos a disposición nuestros datos para facilitar el acceso a alguien más a algo tan personal como nuestro dispositivo móvil.

Hoy más que nunca, ese mayor nivel de seguridad digital y física es muy necesario. Por lo tanto, no hay mejor momento que ahora para tener una discusión realista sobre cómo aprovechar el potencial de la autenticación biométrica de reconocimiento facial al tiempo que garanticemos que nuestros datos estén protegidos y nosotros como usuarios finales seamos conscientes del riesgo y las políticas de privacidad de las apps que descarguemos en nuestros dispositivos.

Con regulaciones de protección de datos como GDPR, los usuarios tienden a confiar en que la privacidad de sus datos es íntegra. Pero lo cierto es que si bien estas regulaciones aportan un marco legal importante y un nivel de cumplimiento de la privacidad mucho más confiable, existen limitaciones transnacionales que pueden facilitar el uso indebido de datos a terceros y a desarrolladores de apps.

La pregunta no es si las aplicaciones que bajemos nos garantizan protección de datos absoluta. Ya existen miles de apps populares que recopilan nuestros datos y fotografías con el fin de mejorar sus servicios o tecnologías de reconocimiento facial. Ahora necesitamos responsabilizarnos y asegurarnos de ser diligentes a la hora de descargar apps y otorgar permisos dentro de las políticas de privacidad y los términos y condiciones de cada una. Si bien el reconocimiento biométrico tiene el potencial de crear mayores niveles de seguridad, necesitamos encontrar la mejor manera de utilizar responsablemente esta tecnología que ya es una realidad.

(*) Vicepresidente de Fortinet para Sudamérica

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario