Economía

Ferrum: las mejoras fueron desde adentro

Objeto social: “Sanitarios, bañeras”.

Cuando comentamos su trimestral por última vez, resaltamos el “realismo” de la empresa que a diferencia de tantas otras, en reconocer los problemas que enfrentaba. Esto fue clave para que en un contexto económico claramente adverso (las ventas locales de artefactos se redujo 18% en doce meses, la de bañaderas 15%, la de tableros y otros 14% y la de minerales no ferrosos 12%, nada de lo cual compesó el incremento de las exportaciones que no alcanzan en ningún caso a ser el 5% del total respectivo), y a pesar de estar lejos -en dólares o en pesos deflactados- de lo logrado en los primeros trimestres previos al de 2017 (en 2015 ganaba $67,5 millones) la sociedad finalizara estos tres meses contables iniciales ganando 69% más que lo que lograba un año antes , lo que la posiciona entre las cotizantes con mejores resultados. La vemos si arrancando con ingresos por $33%, inferiores al 40,5% que treparon los precios minoristas en el período, lo que compensa con el control de los costos, lo que le deja un bruto de $318 millones, 48% más que lo logrado doce meses antes. Luego el cuidado de los gastos de comercialización (+17%) y el de los administrativos (+25%) a lo que suma una reducción (9%) en los “otros”, la dejan con un resultado operativo de $116 millones, 159% mayor al de 2017. Luego, la disparada inflacionaria/suba de tasas y la diferencia de cambio/devaluación la golpean llevándole $13,6 y $63 millones más que antes haciendo de su habitual resultado positivo ganador ($7 millones el año anterior), uno perdedor en $34 millones. Así el pretax se reduce a $81 millones, esto es 57% más que lo anotado el mismo mes del año previo. La reducción de la tajada fiscal (habitualmente 35%, ahora 30%) le deja finalmente un resultado neto de $56.725.501. A futuro vuelve a presentarnos en sus perspectivas, por decir lo menos, un escenario no favorable.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario