Economía

Fiat encara fusión con PSA, tras el fracaso con Renault

París - El fabricante de automóviles ítalo-estadounidense Fiat Chrysler y el francés PSA (Peugeot, Citroën) empezaron a negociar una fusión que crearía el cuarto grupo mundial del sector.

El valor en Bolsa de la entidad fusionada está evaluado en unos 50.000 millones de dólares (unos 45.000 millones de euros).

Ambos grupos, que juntos dan trabajo a 400.000 personas en todo el mundo, confirmaron ayer las negociaciones en curso.

El anuncio fue recibido con optimismo por los inversores y PSA ganaba más de un 6% en la Bolsa de París, mientras que Fiat Chrysler Automobiles (FCA) se disparaba más de un 9% en Milán.

Las negociaciones llegan pocos meses después del fracaso de la fusión de Fiat Chrysler y Renault, líder francés del automóvil.

En dos comunicados distintos, tanto Fiat Chrysler como PSA se limitaron a confirmar las “negociaciones en curso” para crear “uno de los principales grupos automovilísticos mundiales”.

El presidente de PSA, Carlos Tavares, se convertiría en director general del nuevo grupo, cuyo consejo de administración estaría presidido por el director de Fiat Chrysler (FCA), John Elkann, heredero de la dinastía Agnelli.

Pero no hay garantías de que las negociaciones lleguen a buen puerto, indicó otra fuente, confirmando la información que publicó como primicia The Wall Street Journal.

El nuevo grupo sería el cuarto mundial en número de vehículos vendidos, por detrás de Volkswagen, de la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi y de Toyota.

PSA vendió 3,9 millones de coches el año pasado y facturó 74.000 millones de euros. FCA vendió por su parte 4,8 millones de vehículos y facturó 110.000 millones de euros. Juntos comercializan las marcas Alfa Romeo, Chrysler, Citroën, Dodge, DS, Jeep, Lancia, Maserati, Opel, Peugeot y Vauxhall.

La fusión permitiría al grupo francés volver al mercado estadounidense, donde FCA, a través de sus marcas Jeep y Dodge RAM, tiene una cuota de mercado importante.

Sin embargo, el camino a la fusión no será fácil, sobre todo por la presencia del Estado francés en el accionariado de PSA, un “camarada molesto”, en palabras del analista Hewson. El Estado francés está presente en el capital de PSA a través del banco público de inversiones Bpifrance, propietario de cerca de un 12%.

Agencia AFP

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario