Edición Impresa

Fidel Castro, extra de Hollywood

• NUEVAS PRUEBAS SOBRE SUS PARTICIPACIONES

¿Fue Fidel Castro un extra frustrado de Hollywood? Esta teoría del crítico uruguayo Alvaro Sanjurjo reflotó ahora con nuevos asideros. Entre 1944 y 1946, siendo apenas jovencito, el líder cubano intentó suerte en la Metro Goldwyn Mayer, y luego también en algunos melodramas mexicanos. Por lo pronto, está comprobado que actuó en dos películas de George Sidney: "Escuela de sirenas" ("Bathing Beauty") y "Festival en México" ("Holiday in México"). El alerta lo dio un aficionado al cine norteamericano, el contador y catedrático uruguayo Julio Lista, que descubrió el nombre de Castro en el libro "The Best of MGM (The Golden Years 1928-1959"), de J.R. Parish & G.W. Mank. Allí figura la ficha técnica completa de "Escuela de sirenas", con Fidel como "A Student". Según memoristas, Castro aparecía como un muchacho que iba a inscribirse en un curso. También el crítico e historiador Homero Alsina Thevenet comentó esa presencia en su libro "Primeros y últimos planos". El problema es que la referida escena se vio en cine, pero falta en la edición abreviada para video.

En cambio, "Festival en México" permite reconocerlo con bastante seguridad, luciendo bigotito fino, camisa con jabot y aires de chico caribeño al ritmo de la Orquesta de Xavier Cugat. Por si caben dudas, el propio Xavier Cugat lo recordó en el libro "The Motion Picture Guide", de 1995, y también lo confirmó el director George Sidney en el bonus de la edición DVD de "Harvey Girls", destacando que Fidel apareció en otras películas de la Metro, por lo común en escenas de grupo. Una de ellas, "¡Que siga la boda!" ("Easy To Wed"), con Lucille Ball.

"Cuando trabajó en estos films, Fidel Castro tenía entre dieciocho y veinte años y su presencia en los EE.UU. no era algo excepcional. Se trataba del joven hijo de un poderoso terrateniente cubano", explica Sanjurjo. Muy risueña es la anécdota del encuentro de Sanjurjo en 1997 con el entonces capitoste del cine cubano, Alfredo Guevara, reconocido amigo y confidente de Fidel Castro.

"-Señor Guevara, soy el periodista que desde hace varios días le pide una entrevista. Estoy haciendo un trabajo sobre algunas celebridades que pasaron casi anónimamente por Hollywood.

-Ya sé, ya sé lo que me va a preguntar, pero yo de eso no sé nada. No quiero responder.

-Bueno, si sabe qué le voy a preguntar, déme la respuesta.

-Sí, sobre Fidel Castro trabajando en cine. No sé nada de eso, no sé nada.

-Pero yo sí sé. El trabajó en por lo menos dos películas: "Holiday in México"" y Escuela de sirenas".

-No creo que sea cierto. Si acaso, fue en el cine mexicano.

-Pero Fidel Castro ama el cine y quizás ese amor se inició en Hollywood.

-Según mi concepción esa no es manera de comenzar un amor al cine. Si acaso trabajó en cine, lo hizo por razones económicas en México.

-Lo pudo haber hecho en Hollywood también.

-De eso no sé nada, no sé nada. Mejor pregúnteselo a él".

Por supuesto, eso era imposible. Pero Guevara había tirado un nuevo dato. Ivan Trujillo, funcionario del área de cine de la Universidad Nacional de México, Jorge Ayala Blanco, historiador, José Luis Belmar, periodista, confirmaron la historia, o la leyenda: Fidel Castro también habría sido extra en algunos melodramas mexicanos. Así lo comentaban a comienzos de los años 60 algunos técnicos y asistentes de dirección, que creían reconocerlo al leer las noticias provenientes de Cuba.

También el actor y director Alfonso Arau, en su libro de memorias "Así es la vida (vals para piano)", publicado el año pasado, al recordar sus comienzos dice haber coincidido con Castro en la fila de los extras. Pero los actores y directores son medio mitómanos. ¿Quién podrá confirmar la verdad de todo esto? "Yo creo que la CIA y el FBI deben saber todo al respecto, pero nunca han dicho nada", se lamenta Sanjurjo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario