Finanzas

Con la mira en las PASO, el BCRA busca asegurar altas tasas en pesos a ahorristas

El BCRA tomó tres decisiones clave en busca asegurar altas tasas en pesos para los ahorristas, limitando o evitando una mayor dolarización de carteras.

Frente a la incertidumbre que genera el resultado de las PASO, y más allá de una impensada pax cambiaria en el período preelectoral, el BCRA no quiere sorpresas y busca asegurar altas tasas en pesos para los ahorristas, limitando o evitando una mayor dolarización de carteras.

Por ello, el Comité de Política Monetaria (Copom) de la entidad tomó este lunes tres decisiones clave, condicionadas fundamentalmente por el impacto que puedan causar las primarias en el mercado financiero local, sin dejar de monitorear la evolución de la inflación: la meta de la base monetaria será evaluada ahora en forma bimestral; el piso de tasa de Leliq se extiende en el 58% anual; y se incrementan los encajes por los depósitos a plazo fijo.

En el Banco Central se mostraron satisfechos con las medidas que impulsaron, y esperan que contribuyan a la estabilidad financiera que se ha alcanzado en los últimos meses, a pesar del innegable grado de incertidumbre que depara el futuro político de la Argentina. A la par, la autoridad monetaria gana tiempo para tomar cualquier tipo de decisión sobre tasas y que ello genere algún tipo de ruido en los días previos al primer test electoral a nivel nacional.

De fondo, el objetivo no es otro que mantener la escasez de pesos en la plaza hasta que la demanda crezca genuinamente. Para integrantes del Copom por ahora y hasta nuevo aviso "no están dadas las condiciones para liberar pesos".

Las medidas anunciados "garantizarán que la política monetaria se mantenga orientada a asegurar un camino continuo de disminución de la inflación y un buen funcionamiento del sistema financiero", dijo en las redes sociales Gerry Rice, vocero principal del Fondo, que avaló en lo últimos días las medidas dispuestas este lunes por la autoridad monetaria.

LA META SERÁ BIMESTRAL

En primer lugar, el BCRA anunció que la meta de la base monetaria será evaluada en forma bimestral con el objetivo de evitar eventuales disrupciones, esto es, un relajamiento de la política monetaria en agosto, o una excesiva contracción en las últimas dos semanas de julio.

Es que durante este mes, los encajes bancarios se estuvieron integrando por un monto mayor al requerido para todo el bimestre, esperándose por lo tanto una integración menor en agosto, y peligrando el cumplimiento de su meta de base monetaria en julio. El Central explicó que ello se debió a una “actitud precautoria de los bancos”, y que a partir de ahora irán a distribuir su integración “mucho mejor”, dando tiempo hasta mediados de agosto para tomar una decisión sobre las tasas.

En este marco, al BCRA le quedaba muy poco tiempo – apenas ocho días hábiles - para absorber cerca de $ 100.000 millones que entraron en circulación por la mayor demanda estacional de pesos -aguinaldo, vacaciones- y por compras de dólares realizadas directamente al Tesoro. Si decidía mantener la meta mensual, debía subir fuertemente la tasa – para luego volver a bajarla en agosto - , lo cual desestimó por considerarlo “un despropósito” (según integrantes del Copom) y optó por usar ahora el promedio bimestral (se mantendrá en $ 1.343 millones) para determinar el cumplimiento de la meta de base monetaria en este período.

Recordemos que este objetivo monetario fue pactado con el Fondo Monetario Internacional (FMI), en el marco del acuerdo stand by por casi u$s 57.000 millones, hasta 2021.

PISO DE LELIQ EN 58% HASTA EL 15/8

Para que esta decisión no genere dudas con relación a política contractiva, además, la entidad conducida por Guido Sandleris decidió mantener el piso de tasa de Leliq en el 58% anual, hasta tanto se conozca a mediados de agosto el dato de inflación de julio (se conocerá 4 días después de las PASO, el jueves 15/8).

En ese entonces, la tasa mínima de Leliq podrá ser revisada teniendo en cuenta la evolución de la inflación - según los indicadores de alta frecuencia que sigue el Central se sigue desacelerando lentamente - , sin soslayar las condiciones financieras internas y externas que derivarán del resultado de las PASO.

La decisión apunta a mantener el tipo de cambio planchado (además puede intervenir en futuros y en el mercado de contado) y desalentar la compra de dólares.

AUMENTO DE ENCAJES PARA IMPULZAR TASAS DE PLAZOS FIJOS

Asimismo, el BCRA elevó 3 puntos porcentuales (p.p.) la fracción de los encajes por los depósitos a plazo fijo – que las entidades están habilitadas a integrar con las Leliq- , en busca de mejorar la transmisión de la tasa de esas letras de liquidez al rendimiento que reciben los ahorristas.

En la autoridad monetaria creen que en las próximas semanas se achicará el spread entre las Leliq y las tasas de plazos fijos: si los rendimientos de estas letras no bajan, los retornos a 30 días de plazo podrían subir hasta casi 2 puntos porcentuales, calculan.

Vale remarcar que los encajes no remunerados limitan el rendimiento de los plazos fijos porque generan una brecha entre la tasa de política monetaria y la que reciben los ahorristas. La semana pasada, de hecho, los retornos de los plazos fijos perforaron el techo del 50%y anotaron en promedio una baja más pronunciada que la merma registrada en las Leliq. La medida dispuesta por el BCRA busca revertir esa ecuación.

Un dato no menor es que la semana pasada los plazos fijos a 30 días, cuyos vencimientos serán posteriores a las PASO, fueron en su mayoría renovados, e incluso se han registrado nuevas colocaciones, indicaron fuentes oficiales.

DÓLAR A RAYA

Si bien insinuó una pequeña reacción la semana pasada – controlada por el BCRA que salió a intervenir en el mercado de futuros -, el dólar se mantiene prácticamente planchado hace casi tres meses, actualmente operando por debajo de los $ 44 en el minorista.

Salvo que aparezcan eventos disruptivos – del ámbito global, o local, como un fuerte cambio de tendencia en las encuestas -, la cotización del tipo de cambio no debería sufrir sobresaltos antes de las PASO, creen en el BCRA, y destacan el clima de “bastante tranquilidad” en el mercado de cambios, una característica que poco imaginaban tres meses atrás (el billete marcó un récord de casi $ 47 a fines de abril).

Lo que miran sigilosamente desde la autoridad monetaria son factores que pueden controlar, enfatizan: por ejemplo, la cantidad de pesos en el sistema financiero, que hoy es mínima, como consecuencia de la política monetaria fuertemente contractiva. O la cantidad de dólares en el sistema financiero, que hoy “es máxima”, remarcan porque “hay muchos flujos, existe una dolarización, y porque al Estado le sobran dólares (del FMI)”, comentan.

Se esperanzan con que "ambos factores ayuden, como han ayudado hasta ahora”. Y aclaran: “Si aparece un cisne negro en el mundo, o localmente, veremos cómo nos acomodamos a eso. Al menos nosotros, no vamos a ser los generadores de eso”.

El COPOM está integrado por el presidente del Banco Central, Guido Sandleris; el vicepresidente, Gustavo Cañonero; la vicepresidenta segunda, Verónica Rappoport; Enrique Szewach, director designado por el Directorio y Mauro Alessandro, subgerente general de investigaciones económicas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario